Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cine Nou del Coll d'en Rabassa espera otra oportunidad

El edificio situado en la calle Cardenal Rosell está a la venta por 720.000 euros

El rótulo de la bolera sigue colgando de la fachada del edificio. | MANU MIELNIEZUK

La antigua bolera del Coll d’en Rabassa está en venta desde hace tiempo y piden por este local 720.000 euros. Los vecinos más longevos que crecieron en este barrio recordarán que este lugar fue tiempo atrás el cine Principal, también conocido por el Cine Nou.

El local, situado en la calle Cardenal Rossell, necesita una reforma completa, según detalla el anuncio de la inmobiliaria que gestiona su venta. Su futuro, está por decidir, pero su pasado tiene historia que contar.

Antes del cine, en este lugar, hubo un viejo almacén de paja que había sido un sesteador de ovejas de la possessió de Son Moix -Vell-, recuerda Pere Galiana Veiret, historiador y vecino del Coll d’en Rabassa.

El Principal Cinema, el Cine Nou, ya que en el barrio había otra sala, el cine Rosales, fue construido por Francisco Amengual, Francisco ‘de Son Pi’, y abrió por primera vez el domingo 13 de diciembre de 1942, con una zarzuela. Días después, el 17 de diciembre, comenzaron las proyecciones de películas, con Tatuaje, la culpa del otro y Riachuelo, recuerda Galiana Veiret.

«Tenía dos máquinas, cosa que le permitía cambiar de cinta sin parar la proyección para cambiar la bobina; tenía unas buenas y cómodas butacas y no tenía nada que envidiar a muchos cines de Ciutat», añade el historiador, quien remarca que como sala de cine funcionó más de 41 años.

En los primeros años, había función cada martes, sábado y domingo. «Se hacían interesantes películas de reestreno con una de complemento y Nodo, a menudo a la semana siguiente de haberlas proyectado en algún cine de categoría de Palma», comenta Pere Galiana.

Basándose en los recuerdos de Tomeu Vidal Pol (es Coll 1924-2015), que fue operador de la máquina de proyección, Galiana sabe que la taquillera era Maria Monserrat Taberner Rigo, ‘Maria Cabo Loco’, y que con su marido, Pedro Binimelis Vives, ‘Pedro Torrer’, llevaban el bar.

Al igual que se hacía en el Cine Rosales, el Principal acogía bailes por Navidad y carnaval. «En 1948 se hizo una función teatral para recaudar fondos para las nuevas y actuales campanas de la iglesia parroquial, ya que la que tenían se había crujido años atrás. «Tan grande fue el éxito que se pudieron hacer tres», aporta Galiana.

Este investigador histórico recuerda que durante muchos años las fotografías de escenas de películas expuestas en la cartelera de la fachada «eran uno de los pocos entretenimientos que de forma gratuita podía disfrutar la juventud, pararse a mirarlas era algo obligado en los paseos que los domingos se hacían por la carretera».

Según la información facilitada por Galiana Veiret, el cine Nou fue gestionado por la empresa Riutort entre 1981 y 1983. Posteriormente, estuvo en manos del hijo de Francisco Amengual y de la empresa Salas. El 24 de marzo de 1984 cerró. En esto tuvo que ver los cambios de costumbres sociales, la facilidad de desplazarse hasta el centro, con la competencia de sus cines, «pero de una forma especial, la creciente oferta de películas por per televisión».

Fue después cuando este edificio se convirtió en bolera, negocio que funcionó hasta principios de 2011. Desde esa fecha permanece cerrado.

Compartir el artículo

stats