Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El juicio al portavoz de Stop Desnonaments queda visto para sentencia

Joan Segura, acusado de desobediencia y resistencia a la autoridad, anuncia que recurrirá en caso de ser condenado

Joan Segura, en el centro de los asistentes a la protesta ante los juzgados. | GUILLEM BOSCH

El juicio al portavoz de Stop Desnonaments, Joan Segura, acusado de desobediencia y resistencia a la autoridad durante el desahucio de la familia del joven discapacitado Oscar Kacper, quedó ayer por la mañana visto para sentencia.

En defensa de Joan Segura acudieron cuatro testimonios que relataron lo que ellos vivieron en diciembre de 2019, cuando la Policía Nacional acudió a desahuciar a la familia Kacper. En esa jornada, Joan Segura fue detenido acusado de los cargos antes mencionados y puesto en libertad horas después.

Por parte de la Policía, también declararon ayer dos testimonios, uno de ellos el jefe del operativo, según comentó posteriormente el propio Segura.

A la espera de saber el fallo de la jueza encargada del caso, el portavoz de Stop Desnonaments anunció su intención de recurrir «hasta donde haga falta» si resulta condenado.

Poco antes del inicio del juicio, que había sido aplazado en junio, un grupo de simpatizantes de Stop Desnonaments se concentró ante los juzgados de Vía Alemania para mostrar su apoyo a Joan Segura.

Stop Desnonaments considera que el desahucio de la familia Kacper, durante el cual fue detenido Segura, es responsabilidad directa del gobierno municipal y en especial de Antoni Noguera, regidor de Bienestar Social, y de Neus Truyol, regidora de Modelo de Ciudad, de la que depende la Oficina Antidesahucios. Las críticas de esta organización por lo sucedido en diciembre de 2019 también se dirigieron contra el ministro Marlaska, por mantener la conocida como Ley Mordaza, y contra la delegada del Gobierno, Aina Calvo, como responsable de la Policía.

Compartir el artículo

stats