Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Audiencia limita el pago de un ‘alou’ que pesaba sobre una finca de Palma

El tribunal establece el porcentaje del 0,5% sobre el precio del solar y no sobre el valor de la construcción que se levantó sobre esta finca

Muchas fincas de Mallorca aún tienen alodios.

Muchas fincas de Mallorca aún tienen alodios.

En Mallorca se continúan pagando los alodios, conocidos popularmente como alou, que es un impuesto medieval que reciben los herederos de los antiguos nobles que poseían estas tierras donde se estableció esta carga.

El alodio es una carga impositiva que está incluida en el derecho civil balear, pero se cobra en muy pocas ocasiones. Aunque haya propiedades que siguen teniendo esta carga medieval, debe ser el propietario de este derecho feudal el que se entere, y reclame su derecho, cada vez que se produce un cambio de propietario sobre una de estas fincas.

Aunque con poca frecuencia este impuesto se sigue reclamando en Mallorca. Los exigen las familias que pertenecen a linajes nobles. Los tribunales, aunque en pocas ocasiones, también han tenido que resolver conflictos derivados de este antiguo impuesto.

El último pronunciamiento de la Audiencia se refiere a un conflicto entre el dueño de este derecho y una familia que adquirió en herencia una finca que antiguamente había sido propiedad de un noble. En el conflicto no se discutía que este impuesto se debía pagar, sino lo que se trasladó a los tribunales es que el juez determinara en qué porcentaje debía establecerse esta carga.

La familia que exigía este impuesto reclamaba un 2% sobre el valor, no solo de la finca, sino también de la construcción que se levantó sobre este terreno.

Si bien antiguamente era el 2% el valor real del alou, hace cinco años se produjo una reforma que limitaba el porcentaje que se podía reclamar. Si bien es cierto que se ha intentado eliminar esta carga medieval que pesa sobre su muchas fincas de Mallorca, al no poder hacerlo por ser un derecho consolidado, la solución que se acordó fue reducir el porcentaje. Se pasó del dos por ciento al 0,5 por ciento.

En este caso que ha llegado al tribunal de la Audiencia de Palma establece por primera vez esta limitación del porcentaje que se puede reclamar. Pero la sentencia resuelve otro conflicto sobre el que discutían las dos partes enfrentadas en esta demanda. El tribunal afirma que el impuesto no se puede calcular a partir del valor actual del inmueble. El cálculo se debe realizar sobre el precio del solar, que es mucho más barato. Ello se debe a que este alodio se estableció muchos años antes de que se levantara una construcción sobre este terreno que antiguamente perteneció a una familia noble de Mallorca.

Así, los propietarios de esta finca de Palma, que obtuvieron a través de una herencia, tendrán que pagar este impuesto mediante una cantidad casi simbólica, que está muy lejos del dinero que les reclamaba los propietarios que heredaron el derecho de alodio.

En Mallorca es también muy habitual que no se tenga en cuenta esta carga a la hora de realizar una compraventa, dado que los dueños de estos alodios no se sabe quiénes son.

Compartir el artículo

stats