Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palmario | Lecciones de botánica en el pleno

Jarabo ‘aparcó’ la bici pública en un árbol de la plaza Quadrado en lugar de en una estación. J. C.

La portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en el ayuntamiento de Palma, Eva Pomar, y la teniente de alcalde de Infraestructuras y Accesibilidad, Angélica Pastor, nos obsequiaron en el pasado pleno ordinario con una clase de botánica, en la que pudimos refrescar conceptos aprendidos y en algunos casos ya olvidados cuando cursamos el antiguo Bachillerato Elemental o, para las generaciones posteriores, la Educación General Básica (EGB), o la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) actual. 

Las palmeras «no son árboles y no se pueden incluir en el contador» 

A cuenta del ya famoso y polémico contador de árboles que el equipo de gobierno ha instalado en el parterre de las Avenidas situado enfrente de la plaza de España, Eva Pomar, argumentando una proposición presentada por su grupo en la que se pedía que, además de sumar los ejemplares sembrados, también se restaran los que por cualquier causa se eliminan, nos ilustró con que, a su juicio, tampoco se podían tener en cuenta las palmeras, puesto que estos ejemplares, sean de la especie que sean, no son árboles. Su afirmación es intachable, puesto que, efectivamente, una palmera no puede considerarse un árbol ya que carece de los elementos necesarios para entrar en esta categoría, entre otros no dispone de un tronco leñoso con capacidad de crecer radialmente, por lo que se le denomina estipe o estípide. Por ello estos ejemplares son más bien una hierba gigante. No obstante, al margen de estas consideraciones, nadie eliminaría a estos ejemplares del concepto de árbol que se pretende señalar en el contador municipal, con el fin de poner de manifiesto el grado de cumplimiento de la promesa electoral de sembrar un mínimo de 2.000 nuevos ejemplares en este mandato. 

Los hibiscus «son arbustos y, además, venenosos» 

La clase continuó con la afirmación, también de Pomar, de que no se pueden considerar a los ocho hibiscus sembrados en las grandes macetas colocadas en la plaza Pere Garau como árboles, sino que son simples arbustos. Para demostrar su afirmación sacó una fotografía de un típico árbol con sus raíces, el tronco, las ramas las flores y sus frutos, a lo que Angélica Pastor le contestó que lo que le mostraba tampoco era un árbol, sino un dibujo plasmado en un papel. Además rebatió su argumento afirmando que el hibiscus es un árbol dependiendo del tamaño y que, para que sea tóxico, una persona se debe comer una tonelada de hojas.

Jarabo infringe las normas de la bicicleta pública

No se sabe si por desconocimiento o con la voluntad de reivindicar ante el concejal de Movilidad y el gerente de la SMAP la instalación de una estación de Bicipalma en la plaza Quadrado, ayer el teniente de alcalde Alberto Jarabo infringió una de las reglas de este servicio: las bicis van de estación a estación.

Compartir el artículo

stats