Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palmario | Un vencejo liberado se recupera

Uno de los quince vencejos liberados al principio del mes pasado en Palma.

Uno de los quince vencejos liberados al principio del mes pasado en Palma. J. C.

No todos los vencejos liberados en Palma a principios del pasado mes de junio por el Consorci per la Recuperació de la Fauna encontraron fácilmente un lugar seguro para guarecerse. Al menos uno de los quince ejemplares que fueron soltados con la colaboración de la recientemente creada asociación Palma ciutat de les falzies se posó después de unos días en un balcón de una casa de la ciudad situada a varios kilómetros del sitio del que habían sido liberados. Exhausto, hambriento y casi deshidratado, no tenía fuerzas para reprender el vuelo, pese a que se afirma que estas aves insectívoras pueden permanecer meses volando. No obstante, después de varias horas de reposo y una noche de por medio sin la presencia de personas abandonó por su cuenta el lugar elegido para descansar. Los vencejos han sido declarados como el ave del año. Los expertos alertan de que su población ha descendido un tercio debido en parte a que las edificaciones modernas dificultan a esta ave urbana hacer nidos. La asociación recientemente creada en Palma reclama precisamente una arquitectura más amable, que incluya, por ejemplo, cubiertas con tejas, espacios o cajas con el fin de facilitar a estas aves la construcción de sus nidos.

El histórico socialista Ramón Torres está triste

Aunque se lo veía venir, el histórico dirigente socialista palmesano Ramón Torres, retirado desde hace años de la primera línea política, no se acababa de creer ayer lo publicado en esta sección sobre el abandono del local ocupado durante más de treinta años por la agrupación socialista Palma-Ponent, la más numerosa de Palma y Balears. Recuerda cómo, durante estos dos últimos años, observaba con tristeza que el local permanecía cerrado a cal y canto y sin apenas actividad, lo que ha propiciado la fuga de agua no detectada por sus responsables, que ha afectado a los locales vecinos y que ha sido el detonante para que su propietario se haya negado en redondo a renovar el contrato de alquiler.

La propiedad pide menos protección para un edificio de los baños árabes

La propiedad ha solicitado una menor protección patrimonial para un edificio anexo a los baños árabes, que está situado dentro de la parcela, con el fin de proceder a su rehabilitación, algo que, por lo visto, con el grado de protección de los baños, considerados como un monumento, es prácticamente inviable. La comisión del Centro Histórico del ayuntamiento de Palma celebrada ayer trató esta cuestión y acordó instar a la propiedad a que presente un estudio histórico, artístico y arqueológico con el fin de condicionar este posible cambio de protección solo a esta parcela. La aprobación de la propuesta por parte de la comisión es condición imprescindible para que la gerencia de Urbanismo pueda aprobar después la licencia.

Compartir el artículo

stats