Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort cederá a Salud el edificio de s’Escorxador cuando recupere la gestión de todo el recinto

El Ayuntamiento prevé aprobar en breve los nuevos pliegos para la adjudicación de la explotación del complejo e iniciar la licitación en septiembre con el fin de que el concurso esté resuelto antes del 31 de diciembre, cuando acaba la concesión a Mercasa

El nuevo pliego mantiene las actividades actuales que se realizan en el recinto de propiedad municipal. | DM

El nuevo pliego mantiene las actividades actuales que se realizan en el recinto de propiedad municipal. | DM

El ayuntamiento de Palma cederá a la conselleria de Salud el edificio de s’Escorxador que ahora ocupa el centro de salud y una unidad de pediatría, cuando, a finales del presente año, finalice la concesión de la gestión del recinto a Mercasa.

Con esta decisión, que según el teniente de alcalde de Participación Ciudadana y Gobierno Interior Alberto Jarabo, ya ha sido aceptada por la conselleria que dirige Patricia Gómez, se pretende poner fin a una situación considerada anómala consistente en que un servicio público deba pagar a una entidad estatal como Mercasa por el alquiler de unas instalaciones situadas en un recinto municipal.

Esta cesión, que va a suponer un ahorro de varios centenares de miles de euros al año para la conselleria de Salud, es una de las novedades que se plasmarán en el nuevo pliego de condiciones que Gobierno Interior ya ha redactado par la concesión de la gestión del recinto una vez que finalice, el próximo 31 de diciembre, la concesión por 30 años a Mercasa.

El nuevo pliego se encuentra en estos momentos siendo estudiado por los Servicios Jurídicos municipales. Si no hay contratiempos, se espera que pueda ser aprobado en breve con el fin de que el próximo mes de septiembre se inicie la licitación para la nueva concesión.

Se pretende que el Ayuntamiento pueda utilizar las calles y las plazas del complejo. | GUILLEM BOSCH

Inicialmente se había ofrecido a la sociedad estatal Mercasa la posibilidad de continuar con la explotación del recinto unos años más, previa la convocatoria de un nuevo concurso. Si bien inicialmente los responsables de esta empresa pública estatal habían dado su conformidad a esta posibilidad, finalmente se rechazó como consecuencia de la nueva estrategia de negocio de la entidad.

Según Jarabo, en el nuevo pliego de condiciones se mantienen las actividades que se realizan actualmente en el recinto, como son el supermercado, el cine y la zona destinada al mercado gastronómico, aunque, lógicamente, los actuales concesionarios de estas actividades finalizan su contrato también el 31 de diciembre.

Si bien se pretende que el próximo 31 de diciembre se haya resuelto el concurso y se cuente con un nuevo concesionario del recinto, en el caso de que lo anterior no sea posible, se tomarán las medidas oportunas para garantizar el mantenimiento de la actividad de los actuales operadores, y no ocurra lo mismo que con la concesión del mercado municipal del Camp Redó o las galerías comerciales de la Plaça Major.

En concreto, según Jarabo, en el anterior supuesto se abre la posibilidad de que el Ayuntamiento pueda conceder a los actuales operadores privados «prórrogas demaniales», que estarían en vigor hasta que no se haya resuelto la nueva concesión.

Otra de las novedades que se incluyen en el nuevo pliego consiste en la posibilidad de que el Ayuntamiento pueda utilizar para actos culturales o recreativos las calles y plazas del recinto, algo que ahora no se contemplaba en la concesión.

Gestión del aparcamiento

Si bien el contrato con Mercasa para la gestión del recinto de s’Escorxador finaliza el próximo 31 de diciembre, el estacionamiento subterráneo, que también fue ejecutado por esta empresa pública estatal continuará en manos del mismo gestor actual otros 6o años. En febrero de 2010 Cort firmó un cuarto convenio relativo a s’Escorxador según el cual se prorrogaba de 30 a 50 años la concesión de esta infraestructura. Con posterioridad se produjeron sucesivas prórrogas hasta alcanzar el máximo de 99 años que la ley permite. Las obras del estacionamiento fueron ejecutadas y proyectadas por Mercasa, aunque subrogadas poco después.

Compartir el artículo

stats