No puedo dejar de darle las gracias a mi madre por haberme inculcado el amor hacia la historia y la arquitectura de esta isla y, si hay un edificio que me recuerda a ella es la Lonja. «El edificio gótico civil más bonito del mundo», me decía, y sí, lo es.