La crisis económica y social que ha provocado la propagación de la covid-19 no ha supuesto que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma, integrado por el PSIB-PSOE, Unidas Podemos y Més per Palma, no haya podido cumplir con su programa de gobierno. Es más, no solo se ha seguido adelante con los compromisos alcanzados ante el electorado ahora hace dos años sino que, según el alcalde, José Hila, todo lo anterior se ha realizado "atendiendo a las necesidades derivadas de la pandemia, destinando 24 millones a ayudas urgentes, otros 4,3 de ayudas a autónomos, 3,4 a bares y restauradores para la exención de la tasa de ocupación de la vía pública y otros 11,5 millones para distintos sectores económicos. Y todo ello sin subir el principal impuesto municipal que es el IBI en los últimos seis años".

Pero no solo han cumplido con sus compromisos y el programa electoral, sino que su propuesta, también según el alcalde, es la mejor para afrontar "la nueva normalidad", que implicará "la mejora de los servicios públicos, una ciudad más verde y comprometida en la lucha contra el cambio climático, que garantiza y lucha por la igualdad y los derechos y que innova incorporando talento y apuesta por las nuevas tecnologías".

Acompañado por los portavoces de los grupos municipales que conforman el equipo de gobierno Hila ha hecho balance de los dos años del actual mandato, una rendición de cuentas que se prolongará a lo largo del próximo mes y medio con actos que se celebrarán en los cinco distritos de la ciudad y con la participación de asociaciones, entidades, organizaciones empresariales y sindicales, entre otras.

Para la portavoz de Més per Palma, Neus Truyol, en estos dos años se han adoptado medidas para hacer frente a los tres grandes retos de la ciudad en los próximos años: contribuir a parar el cambio climático, la mejora de la justicia social y de los servicios sociales y diseñar un nuevo modelo económico que permita una mayor diversificación, con la creación del denominado distrito tecnológico de Llevant.

Par el portavoz de Unidas Podemos, Alberto Jarabo, "la pandemia ha hecho que nos hayamos esforzado para hacer valer los servicios públicos y en defensa de las necesidades materiales de la gente, ofreciendo ayudas directas a pequeñas empresas y autónomos". Igualmente, ha asegurado que desde las áreas gobernadas por Unidas Podemos "hemos demostrado que se puede gobernar de otra forma, pensando en la gente, en sus necesidades, danto seguridad e invirtiendo los recursos municipales para reforzar las infraestructuras y servicios en las barriadas más humildes de la ciudad".

Por último, Francisco Ducrós, portavoz del PSIB-PSOE, ha manifestado que, "si bien esos dos años han quedado irremediablemente mediatizados pro la gestión de la pandemia, no ha sido ni motivo ni excusa para parar o retrasar los proyectos planificados como equipo de gobierno". Entre los proyectos ejecutados o en ejecución puestos como ejemplo pro Ducrós de la labor del equipo de gobierno se incluyen la recuperación de la Policía de Barrio, la ampliación de nuevas zonas para peatones, el objetivo de plantar 10.000 árboles de los cuáles ya se han sembrado casi 2.000 o las inversiones de renovación de infraestructuras en distintos barrios de la ciudad, como por ejemplo en Pere Garau. También ha destacado la mejora de las instalaciones deportivas, así como las inversiones del tanque de tormentas y la nueva depuradora que permitirán el "vertido cero" de aguas residuales a la bahía.

Entre los proyectos pendientes de ejecutar y que serán una realidad en los dos años que quedan de mandato, el equipo de gobierno ha destacado el cambio en la movilidad de la ciudad que supondrá el regreso del tranvía, con la implantación del primer tramo al hospital de Son Espases, y la consecución de la zona de bajas emisiones en el centro de la ciudad con la prohibición del estacionamiento a los no residentes y la ampliación de la ORA en el Eixample, proyectos estrella del Plan Camina presentado recientemente.

También se ejecutará en eje cívico de Nuredduna, considerado como "uno de los más ambiciosos que tenemos en marcha", al igual que otros que conseguirán la "transformación de la ciudad", como el de la remodelación del paseo Marítimo, el Baluard del Príncep, o los nuevos equipamientos municipales de s'Aigo Dolça o las casas de Son Ametler, además de las nuevas salas de ensayos para grupos de música, Can Ribas o la antigua cárcel.

Con la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana se prevé "conseguir una ciudad más justa, sostenible, moderna e innovadora".

La construcción de la nueva depuradora "es ya una realidad" con el acuerdo alcanzado entre el Gobierno central y el Govern, y se está avanzando en la mejora de la calidad del agua potable con el fin de reducir la compra de agua embotellada.

Igualmente, en los próximos dos años se prevé que sea una realidad la ampliación de la Cuña Verde con el bulevar de la Riera y la ejecución de la remodelación del Parc de la Mar.