DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Recogen más de 24.000 firmas para exigir un parque inclusivo

Familias de niños con diversidad funcional critican que el de sa Riera no es accesible ni seguro

El parque de sa Riera no es accesible ni inclusivo, según las familias de niños con discapacidad.

El parque de sa Riera no es accesible ni inclusivo, según las familias de niños con discapacidad. Manu Mielniezuk

Cati Martínez, madre de una niña con autismo, ha conseguido en menos de un mes más de 24.000 firmas a través de change.org para reclamar un parque inclusivo en Palma. Ella y otras dos madres entregarán los apoyos conseguidos a la regidora de Infraestructuras y Accesibilidad, Angélica Pastor, el próximo lunes. (Vea aquí la galería).

Pese a que el Ayuntamiento inauguró el pasado mes de abril una zona de juegos infantiles en sa Riera que anunció como la primera accesible universal, Martínez denuncia que «este parque tiene numerosas barreras arquitectónicas que hacen que no sea accesible, ni seguro». Columpios sin arnés, o adaptados pero demasiado pequeños, un castillo accesible pero que «no es más que cuatro paredes blancas» son algunas de las críticas al parque de sa Riera que para los padres de niños con diversidad funcional sigue siendo una zona «con barreras por todos lados».

Precisamente que «el Ayuntamiento vaya vendiendo que es un parque inclusivo cuando realmente no lo es» ha motivado la recogida de firmas para conseguir uno «inclusivo, adaptado y universal» , explicó ayer Martínez.

En la petición de change.org, Martínez, en nombre de otras madres, recuerda que en 2018, en los presupuestos participativos convocados por el Ayuntamiento, salió como uno de los proyectos más votados por los ciudadanos convertir el parque de la Femu en un parque universal. Proyecto que no se ha realizado. «No lo tendríamos ni que pedir, tendría que estar hecho ya», se quejó Martínez. Como madre de una niña con movilidad reducida, «me encantaría tener un parque donde no se haga daño», añadió.

Según los cálculos que han hecho estas madres, «con mucho menos dinero del que ha costado el de sa Riera se podría hacer un parque realmente inclusivo».

El próximo lunes, Cati, Magda Fornés y Gilda Carmona entregarán a la regidora Pastor las más de 24.000 firmas conseguidas, proyectos de parques inclusivos diseñados por Fornés y legislación acerca de la accesibilidad universal. Su intención era reunirse también con el alcalde, José Hila, pero su secretaria les comunicó que declinaba esta propuesta, lamentó Martínez ayer.

Compartir el artículo

stats