DTO ANUAL 25,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos "plantarán cara" a la peatonalización de cuatro calles del centro

Descartan acudir a la vía judicial para conseguir que les hagan caso, aunque denunciarán la aplicación del "rodillo" por parte del equipo de gobierno

La calle Pes del Formatge es una de las cuatro que se quieren peatonalizar.

La calle Pes del Formatge es una de las cuatro que se quieren peatonalizar.

El anuncio realizado por el concejal de Movilidad de Cort, Francesc Dalmau, en el sentido de que el equipo de gobierno va a rechazar prácticamente todas las alegaciones presentadas por siete asociaciones del centro de la ciudad en contra de la peatonalización de las calles Peraires, Fideus, Pes des Formatge y Minyones, ha caído como un jarro de agua fría entre los vecinos.

Luis Clar, presidente de la asociación de vecinos de la zona de la Seu, que presentó el escrito contra la peatonalización en nombre de las otras seis entidades, ha manifestado que van a "plantar cara" contra esta decisión municipal, que no ha sido consensuada previamente con las entidades vecinales.

Si bien aún no han decidido las actuaciones que emprenderán en el caso de que el anuncio de Dalmau se materialice en los próximos días, y a la espera de una reunión que previsiblemente van a mantener con el también responsable de Movilidad y el teniente de alcalde de Participación Ciudadana y Gobierno Interior, Alberto Jarabo, el representante vecinal descarta acudir a la vía judicial para defender sus derechos tal como hicieron en el pasado mandato contra la supresión de una parada de taxis y ganaron.

Según Clar, en este caso se trata de un tema de "pura y dura política" ya que para la peatonalización de estas calles "se ha cumplido el procedimiento administrativo establecido de forma correcta, por lo que nuestra oposición por esta vía tendría poco recorrido".

No obstante, considera que todos los temores y argumentos en contra plasmados en la alegación presentada el pasado mes de marzo contra esta peatonalización por su asociación, que fue avalada también por las de Sant Nicolau, Sa Calatrava, Banc de l'Oli, Sa Calatrava-Montisión-Santa Clara, Sant Pere-la Lonja i Santa Creu y sa Llotja Es Born, que prácticamente representan a buena parte del tejido asociativo de las barriadas del centro histórico de la ciudad, permanecen intactos. Además, se ha presentado también un escrito en contra por parte de propietarios de fincas de la calle Pes des Formatge.

En concreto, además de rebatir que la petición de peatonalización haya sido solicitada por los vecinos, tal como se asegura en la propuesta del equipo de gobierno, manifiestan que "no ha existido participación legal alguna en la adopción del acuerdo", por lo que denuncian la inexistencia de un verdadero proceso participativo en la toma de decisiones que afectan a la movilidad en el centro de la ciudad, tal como ya ocurrió con la peatonalización de la plaza del Mercat, "han pasado el rodillo", ha afirmado.

Temen que la desaparición de aparcamientos de motos obligará a estacionar estos vehículos en los espacios de los coches, con la consiguiente pérdida de plazas de estacionamiento para los vecinos.

Afirman asimismo que la propuesta de peatonalización "no resulta necesaria ni aporta mejora alguna a la ciudad", aunque "supone un perjuicio para los residentes que verán disminuidas ya de por sí sus escasas plazas de aparcamiento", además de abrirse "la posibilidad de que los establecimientos de restauración soliciten la ocupación de la vía pública en las calles peatonalizadas con las molestias que ello siempre comporta".

Esta última preocupación está claramente plasmada en la alegación presentada en nombre de los propietarios de un edificio situado en la calle Pes del Formatge cuando recuerdan que en estos momentos, "en unos 50 metros" existen siete bares, de los cuáles cinco disponen de terraza en la calle. Con la peatonalización "se añadirían a la ocupación del espacio público los dos restantes. Además, en la calle hay siete locales comerciales más que, a corto o a medio plazo, "se transformarían en bares". Una situación que consideran "claramente exagerada y que acarrearía un perjuicio evidente al vecindario".

Además, afirman que en esta zona concreta, que padece un exceso de locales de ocio con abusos como los soportados por la denominada Ruta Martiana, "no parece nada respetuoso con la ciudadanía que, en el barrio de los bares y las terrazas, se adopten medidas de movilidad que faciliten la instalación de más bares y terrazas".

Compartir el artículo

stats