El área de Modelo de Ciudad del Ayuntamiento de Palma ha rechazado que no haya actuado en relación a una denuncia efectuada por un particular contra dos gimnasios que carecen de los permisos municipales de apertura y funcionamiento.

El denunciante ha presentado una demanda judicial contra Cort por su «dejadez y permisividad, además de inactividad evidente», lo que ha sido rechazado por el departamento de Urbanismo de Cort asegurando que «se ha actuado como corresponde siguiendo el orden de entrada».

Desde Cort recuerdan que estas denuncias «entraron por registro en febrero de 2020» y en marzo de este año se decretó el estado de alarma debido a la pandemia provocada por la covid-19 por lo que los trámites administrativos quedaron paralizados, lo cual provocó un retraso en los plazos. En relación el local situado en el polígono de Son Morro se afirma asimismo que en octubre se realizó una inspección al local, junco con el cuerpo de Bomberos y se realizó el informe correspondiente. A raíz de esta inspección se detectaron una serie de deficiencias que se notificaron a la propiedad, a las que presentaron alegaciones, que ahora el Ayuntamiento debe informar.

En paralelo, y teniendo en cuenta el decreto ley de mayo de 2020 que modifica la ley de actividades, también se dio traslado al departamento de Disciplina Urbanística por la realización «de unas posibles obras ilegales».

Por lo que respecta a la segunda denuncia, que hace referencia a las instalaciones de esta misma empresa situadas en el polígono de Son Rossinyol, desde Modelo de Ciudad se afirma que «se está tramitando el correspondiente permiso, ya que éstas se ampliaron y está pendiente de corregir una serie de deficiencias que, en el caso de no ser resueltas, producirán la caducidad del expediente y, con la denuncia presentada, se deberá proceder a la clausura de la zona ampliada".