Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern propone revisar el censo de calles franquistas de Palma tras la polémica

Jesús Jurado considera que Gabriel Rabassa no debe tener reconocimiento público

El pasado martes se eliminó la avenida de Joan March.

El pasado martes se eliminó la avenida de Joan March. B. Ramon

Jesús Jurado, secretario autonómico de Memoria Democrática en el Govern, anunció ayer que propondrá la revisión del censo de calles franquistas en Palma tras la polémica provocada por el cambio de algunos nombres, como los de Almirall Cervera, Almirall Churruca o Alm irall Gravina.

Será la Dirección General de Memoria Democrática la que planteará a la Comisión Técnica de Memoria y Reconocimientos Democráticos, responsable de la aprobación del censo de simbología franquista, la posibilidad de revisar ese listado, señaló Jurado. Si se examina o no, será una decisión que tomarán los integrantes de dicha comisión, dependiente de la Conselleria de Transición Energética, Sectores Productivos y Memoria Democrática y formada por representantes de los Consells Insulars, de la UIB, de la Federación de Entidades Locales de Balears (Felib) y otras asociaciones, además de la propia cartera de Juan Pedro Yllanes.

Jesús Jurado también expresó ayer su «total apoyo al ayuntamiento de Palma» en la eliminación de nombres de doce calles que figuran en este censo y defendió que el Consistorio «es hábil para cambiar el nombre de calles, estén o no en el censo».

Ante las críticas surgidas, principalmente por la eliminación de tres calles dedicadas a almirantes, Jurado aseguró que no había razones «para sospechar que los informes (de elementos franquistas) tuviesen errores», pero también admitió la posibilidad de que pudiera haber algún problema con el listado. Ese documento recoge que las calles dedicadas a Churruca, Cervera y Gravina fueron impuestas tras la Guerra Civil y que recuerdan a barcos de la armada franquista. Al igual que la calle Castillo de Olite.

El ayuntamiento de Palma también puede solicitar revisar el censo, apuntó Jurado. De momento, Cort, a través de la Comisión de Toponimia, ha realizado una consulta sobre las calles dedicadas al Bisbe Miralles, a Francesc Suau, a Gabriel Cortès y a Gabriel Fuster Mayans ‘Gafim’ y ha paralizado su eliminación del callejero. Sobre el resto, las de Joan March, Toledo, Josep d’Oleza, Bisbe Planas, Castillo Olite, Brunete, Alfambra, Canonge Antoni Sancho, Almirall Churruca, Almirall Cervera, Almirall Gravina y Gabriel Rabassa ya ha decidido su eliminación.

Sobre este último caso, Jesús Jurado consideró que hay personas «ambivalentes» que pueden suscitar dudas, pero no en el caso de quienes han tenido una «implicación mayor con el franquismo. En cuanto a Gabriel Rabassa, el cargo del Govern defendió que «no debería tener reconocimiento público».

Cuando se aprobó el censo, no hubo motivos "para sospechar que los informes tuvieran errores", según Jurado

decoration

Sin embargo, el propio Ejecutivo balear le otorgó en 1998 el Premi Ramon Llull a título póstumo, una de las máximas distinciones del Govern. Sobre si el área de Memoria Democrática pedirá que se le retire este honor, Jurado comentó que «no hay un procedimiento para retirar distinciones» y que en este caso no hará una petición expresa.

Acerca de la comisión de expertos que encargó y supervisó la elaboración del censo, el secretario autonómico de Memoria Democrática indicó que sus integrantes cambiaron con el inicio de esta legislatura.

Elección de los autores del censo

Estos días también se ha cuestionado la autoría del censo de elementos de simbología franquista, aprobado por la Comisión Técnica de Memoria y Reconocimientos Democráticos. Al respecto, Jesús Jurado, secretario autonómico de Memoria Democrática, informó ayer que el trabajo se encargó mediante un contrato al historiador e investigador Bartomeu Garí y que fue este experto en la materia quien constituyó su grupo de trabajo.

La recopilación de información corrió a cargo del equipo de Garí, en el que participaron Manel Suárez y Marçal Isern, pero el Govern no tiene constancia de qué tarea desempeñó cada uno de ellos, comentó ayer Jurado.

Así ha sido el cambio de nombre de la avenida Joan March de Palma B. Ramon

Compartir el artículo

stats