Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mayoristas de Mercapalma amenazan con parar dos días si no reducen costes

El Ayuntamiento responde que la empresa mercantil no puede conceder subvenciones

Más de 40 empresas que trabajan en Mercapalma reclaman deducciones.

Las empresas mayoristas que trabajan en Mercapalma amenazan con hacer un parón de su actividad durante dos días si no reciben respuesta a sus reclamaciones, causadas por la crisis económica y la disminución de ventas e ingresos. Las empresas que distribuyen alimentos a toda la isla exigen a la dirección de Mercapalma, al ayuntamiento de Palma y a Mercasa una reducción de al menos un 50% de los cánones que pagan en concepto de alquiler, con carácter retroactivo desde el inicio de la pandemia, y la exención del pago de las entradas de vehículos al recinto.

Marga Vanrell, presidenta de la Asociación de Mayoristas y otros Usuarios de Mercapalma, explicó ayer que mañana finaliza el plazo dado a las distintas entidades para obtener una respuesta a sus reclamaciones. Si en esa fecha no han respondido a sus peticiones, «habrá un parón de dos días en el mercado, con todas las consecuencias que esto tendría», advirtió la representante de las empresas que operan en este polígono de distribución y que abastecen de productos frescos a toda la isla.

«Hace un año que estamos con esto y no se dignan a contestar», denunció ayer Vanrell. La asociación de mayoristas, que aglutina a más de 40 empresas de alimentación y distribución de frutas, verduras, carne y pescado, ha publicado en prensa sus reivindicaciones para darlas a conocer a la opinión pública, después de haberlas planteado ante la dirección de Mercapalma, empresa pública participada en un 54% por el Ayuntamiento y en un 45% por Mercasa.

«La dirección de Mercapalma, y a pesar de presentar un balance positivo con unos beneficios que rondan los 2 millones de euros, ha obviado en todo momento las peticiones de los usuarios, y ha denegado la posibilidad de reducir el coste del canon y la tasa de entrada de vehículos. Aplazaron el cobro de los cánones, de forma puntual, eso es posponer el problema», indican los mayoristas en su comunicado. Aseguran que la obligación de pagar esos dos conceptos «comprometen la viabilidad de las empresas, y en algunos casos las condenan a la quiebra y cierre».

Respuesta de Cort

Por parte del Ayuntamiento, ayer, el concejal Rodrigo Romero, responsable de Promoción económica, rehusó hablar con este diario e hizo llegar un escrito en el que recordó que se había acordado una reducción del 50% de las rentas a las empresas que pudieran demostrar una bajada importante en su facturación y que ahora se estudian 39 solicitudes.

Además, desde la concejalía se señala que Mercapalma es una empresa mercantil y que «por tanto, no concede subvenciones». En este punto, se invita a solicitar ayudas al Consell de Mallorca, ya que «dispone ahora mismo de una línea de ayudas a la que se podrían acoger».

Una ubicación más «adecuada» para los payeses que también reclaman auxilio

Mercapalma estudia un emplazamiento más adecuado para el mercado payés, que también ha reclamado un plan de viabilidad y de promoción ante la caída de ventas y las pérdidas económicas. La cooperativa Camp Mallorquí denunció que esperaba desde hace un mes una reunión con el concejal Rodrigo Romero, encuentro que sigue «pendiente», como se reconoció ayer desde Cort.

«Desde la empresa municipal se estudia ofrecerles una alternativa más adecuada para mejorar su situación actual», se informó ayer desde la concejalía de Promoción económica.

Ante las críticas de los productores por la falta de respuestas, ayer se aseguró que «el objetivo del Consistorio es buscar una solución para que continúen vendiendo sus productos, ya que siempre se ha apostado por el producto local de kilómetro cero».

Compartir el artículo

stats