Vecinos de la calle Pes del Formatge han presentado alegaciones al proyecto de peatonalización de esta vía situada en el centro histórico de la ciudad, cuya propuesta se encuentra en estos momentos en período de exposición al público al igual que el de Fideus, un tramo de Previsió y Minyones.

Estos vecinos alegan, que si bien están "a favor de las peatonalizaciones en el casco antiguo si suponen ampliar el espacio para los peatones para que puedan circular sin coches y disfruten de una mejor y más tranquila convivencia", temen que este no va a ser el caso de su calle ya que "va a ser el primer paso necesario para facilitar automáticamente la instalación de más terrazas de bares y restaurantes". De esta forma, en realidad, se va a disminuir el espacio público "que en la práctica disfrutamos todos los ciudadanos, mediante la ampliación del negocio privado de unos pocos".

Recuerdan en su escrito que en el contorno inmediato de la calle Pes del Formatge, en unos cincuenta metros, hay siete bares, de los cuáles cinco ya tienen terraza en la calle. Con la peatonalización que propone el departamento de Movilidad "se añadirán a la ocupación del espacio público los otros dos". Además, indican que en la calle "hay siete locales comerciales más que, a corto o medio plazo, se transformarán también en bares, una situación claramente exagerada que supondrá un perjuicio evidente para el vecindario".

Insisten en "las molestias de toda clase que padecemos los vecinos de sa Gerreria por el exceso de locales de ocio especialmente nocturnos". Al respecto, señalan que "las hemerotecad de los medios de comunicaicón están llenas de abusos como el de la Ruta Martiana, que significa una aglomereación pe personas en la calle con ruidos de toda clase hasta altas horas de la noche". Por lo que insisten en que "no parece nada respetuoso con la ciudadanía que, en el barrio de bares y terrazas, se tomen medidas de movilidad que faciliten la instalación de más establecimientos de este tipo".

De hecho, recuerdan que los vecinos solicitaron hace diez años que se eliminaran los aparcamientos situados enmedio de la plaza de sa Quartera. Se consiguió e incluso hicieron una fiesta, pero meses después "se autorizaron las terrazas de bares que, en la práctica, ocupan todo la zona central y dan cabida a más de 100 personas". El resultado es que "las molestias son tan evidentes que hoy estarían de acuerdo en recuperar el aparcamiento".

Igualmente se preguntan qué vecinos han solicitado la peatonalización, "ya que los que vivimos en en esta calle somos totalmente ajenos a esta supuesta petición".