Cort prevé que la rehabilitación de las Torres del Temple esté concluida en 2023

Paralelamente se definirá el proyecto museístico, que pretende ser un recorrido por la Palma musulmana, cristiana y judía entre los siglos X y XV

Imagen actual de las Torres del Temple.

Imagen actual de las Torres del Temple.

La rehabilitación de las Torres del Temple será una realidad a lo largo de 2023. El Tripartito de Cort prevé aprobar en la junta de gobierno de mañana el proyecto ejecutivo de rehabilitación de este importante espacio de propiedad municipal después de que la propuesta elaborada por los arquitectos Elías Torres y Martínez-Lapeña, ha conseguido todos los permisos necesarios tanto de la comisión del Patrimonio del Consell como del Ayuntamiento de Palma, tras tres años de tramitación en los que se han producido varios cambios.

Tal como ha explicado esta mañana la teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Neus Truyol, una vez aprobado definitivamente el proyecto se procederá a iniciar los trámites para su licitación. Se prevé que las obras estén adjudicadas y que puedan comenzar dentro de este mismo año.

Posteriormente, se dispone de un plazo de ejecución de 20 meses, por lo que se espera que estén concluidas a lo largo de 2023. Para Truyol se trata de un plazo "más que razonable" y más si se tiene en cuenta "las décadas" en las que esta edificación que formaba parte de la antigua puerta interior de Almudaina de Gumara musulmana, ha sufrido el estado de abandono.

En el proyecto definitivo han participado, además los arquitectos, historiadores, arqueólogos y técnicos en conservación de bienes culturales que, según se ha asegurado, "han decidido de forma consensuada todas las actuaciones previstas en el proyecto".

La intervención en la fachada principal se plantea lo más fielmente posible a la imagen plasmada por el Arxiduc Lluís Salvador a finales del siglo XIX, por lo que se respeta de esta forma la imagen de edificio de viviendas que ha tenido a lo largo del pasado siglo, de acuerdo con los criterios estipulados en el informe de la comisión de Patrimonio Histórico del 8 de marzo de 2018 redactados sobre el proyecto básico.

La propuesta inicial de los arquitectos era distinta, puesto que suprimían las aberturas existentes en la edificación y retranqueaban el cuerpo central dejando un paso entre torre y torre por encima de la puerta principal, propuesta que fue rechazada por los técnicos del Consell.

Imagen de las Torres del Temple a filanes del siglo XIX plasmada por el Arxiduc Lluís Salvador

Imagen de las Torres del Temple a filanes del siglo XIX plasmada por el Arxiduc Lluís Salvador

En el proyecto definitivo, si bien se respeta el cuerpo central del edificio, se reduce una planta. En el interior se sustituyen los forjados que se encuentran en un mal estado de conservación y no es posible su recuperación. Como criterio general, en todo el edificio, los forjados interiores de las torres se reconstruirán con vigas de madera y paneles de este mismo material entre ellas.

Igualmente, se eliminan falsos techos y el segundo piso se suprime el cuerpo central y se modifica la altura de la terraza, con el fin de permitir que en la segunda planta se puedan ver de forma completa los arcos existentes.

Tal como explicó la concejala las obras también afectan al entorno del edificio. De esta forma se propone la reurbanización del espacio exterior inmediato con el soterramiento de las líneas de servicios, la ampliación de la acera hasta los tres metros de anchura, generando una pequeña plaza de acceso al edificio y la pavimentación de todo el ámbito con piedra calcárea irregular, similar a la existente en el paso entre las torres. También se repavimentará con el mismo material toda la plaza interior.

Imagen de como quedará la fachada de las Torres del Temple cuando se haya ejecutado su rehabilitación.

Imagen de como quedará la fachada de las Torres del Temple cuando se haya ejecutado su rehabilitación.

Las obras cuentan con una financiación de 2 millones procedentes del impuesto de turismo sostenible de 2017, hecho que ha sido puesto en valor por el teniente de alcalde de Cultura y Servicios Solciales, Antoni Noguera, quien ha explicado que, paralelamente a la ejecución de las obras, su departamento diseñará y aprobará el proyecto museístico al que se destinará este espacio catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC). En concreto, se va a destinar a museo y se pretende que conforme un recorrido por la ciudad de entre los siglos X y XV, mostrando los vestigios de la Palma musulmana ,cristiana y judía.