Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una parroquia de Palma construye habitaciones para gente que no pueda pagar un alquiler

El cura busca financiación mediante un proyecto de micromecenazgo

La parroquia de la Mare de Déu de Montserrat transforma aulas de catequesis en habitaciones para gente sin recursos B. Ramon

La parroquia de la Mare de Déu de Montserrat está de obras para transformar aulas de catequesis y espacio que no se utilizaba en diez habitaciones para acoger a quienes no puedan afrontar un alquiler. La intención del párroco, Jaume Alemany, es ofrecer una solución «a gente que hasta ahora podía subsistir y se ha quedado sin trabajo» debido a esta crisis provocada por la pandemia.

Alemany ofrecerá las diez habitaciones a familias con un niño pequeño, a estudiantes y a otras personas que se vean en una «necesidad muy urgente» y no puedan pagar un alquiler o compartir vivienda. A cambio, los inquilinos deberán pagar en función de sus posibilidades o, si no puede ser con dinero, con trabajo. «La idea es que sea un lugar con un estilo alternativo para vivir», explicó ayer el párroco, quien también abre esta alternativa de vivienda a funcionarios de la península recién llegados y a otros profesionales que no puedan pagar un alquiler del mercado libre.

Jaume Alemany comentó ayer que en el Rafal, donde está la parroquia en obras, se ha encontrado en los últimos meses con casos de familias que se han quedado sin ingresos suficientes para afrontar un alquiler o pagar una habitación.

Quienes vivan en estas habitaciones deberán compartir las tareas domésticas, como la preparación de las comidas. Por ello, en la parroquia habrá cocina, aseos y espacios comunes «amplios». También se han instalado placas solares para contar con energía, comentó el sacerdote mientras supervisaba la reforma.

El edificio parroquial disponía de un amplio espacio que no se utilizaba.

Para poder costear esta iniciativa, el párroco ha puesto en marcha el proyecto Sojorn (refugio) de micromecenazgo, con el que quiere conseguir unos 30.000 euros. «Me gustaría que fuera una cosa participada por mucha gente con pequeñas aportaciones», dijo Alemany, quien remarcó que cualquier ayuda será bien recibida. Para posibilitar estas donaciones, el párroco ha dispuesto la cuenta bancaria ES26 2038 3431 3760 0023 7301y acepta transferencias Bizum a través del 617 350 630.

Esta parroquia ya ha acogido con anterioridad a personas en una situación de emergencia, pero ahora quiere impulsar este proyecto como «una labor social».

Suspendido el desahucio de una familia con un bebé

La asociación Stop Desahucios informó ayer de la suspensión del desahucio de una familia, con un bebé de 11 meses y ella embarazada, en la calle Santa Florentina, en Son Gotleu.

Según explicó, se trata de una familia que alquiló un piso que estaba okupado. Desde Stop Desahucios apuntaron que esta práctica «es muy habitual»: «Los okupas se hacen pasar por propietarios y alquilan el piso».

Para frenar el lanzamiento de ayer se habían concentrado hasta 40 personas. La suspensión vino por parte del procurador de la entidad bancaria a la que pertenece el piso «porque había menores».

Compartir el artículo

stats