El grupo municipal del PP en el ayuntamiento de Palma ha asegurado que «el capricho político del PSOE y UM» para conseguir un parque en la primera línea del litoral de Llevant «tendrá un coste económico para los ciudadanos de 80 millones de euros». Además, según el concejal de este partido en Cort, Julio Martínez, si se materializase el preacuerdo alcanzado la semana pasada entre Endesa y el Ayuntamiento en relación a la fachada marítima del litoral de Llevant «los ciudadanos van a perder la oportunidad de disponer de un boulevar arbolado en primera línea», que se hubiera obtenido desviando la circulación con la ejecución del tercer cinturón.

Lo que no se dice en la nota remitida por los conservadores es que esta propuesta, plasmada en la modificación del planeamiento aprobado en 2003, suponía la construcción de tres grandes edificios en primera línea junto al de Gesa, con alturas de entre nueve y 11 pisos.

Igualmente, el concejal conservador ha lamentado que, con este preacuerdo, la futura urbanización de la Fachada Marítima, que conserva la posibilidad de construir edificios de equipamientos tanto públicos como privados «perderá su condición de parque, pagando además con dinero público un espacio verde para el edificio de Gesa, que conserva su titularidad privada».

La cuantía de 80 millones del coste de la operación «se corresponden con el valor del patrimonio cedido, los gastos de urbanización, renuncias y otros gastos que ha asumido Cort».