La entidad vecinal Vianants en Lluita ha pedido al Ayuntamiento de Palma que tras el periodo de cierre de la restauración y la hostelería se vuelvan a ceder los espacios de aparcamientos para ubicar terrazas y dejar de este modo las aceras libres.

En un comunicado, han explicado que el objetivo de la petición es liberar las aceras para mejorar la seguridad y la accesibilidad de los itinerarios para los peatones, siguiendo la Ley de Accesibilidad Universal.

Vianants en Lluita ha explicado que muchas personas desconocen que las aceras deben guardar una anchura de 1,80 metros para garantizar el desplazamiento de personas al cruzarse, permitir el giro de una silla de ruedas o caminar con un carro de bebé o, simplemente, "desplazarse con la misma comodidad o espacio que tienen garantizado los coches a día de hoy".

La asociación ha recordado también que se incumple "continuamente" la liberación de las fachadas, que sirve de guía a las personas con discapacidad visual. Según han indicado, los vehículos a motor son dueños de más del 70 por ciento del espacio de la calle cuando en las ciudades la mitad de los trayectos se hacen a pie.