El motivo es el mal estado de las aceras, debido a las raíces de los árboles, a la altura del número 57. Una residente en esta calle asegura que denunció al Ayuntamiento el peligro que suponen estos desperfectos, aportando fotografías, pero que dos meses después no ha habido respuesta.