Tengo una relación de amor - odio con la contaminación lumínica. Por una parte es cierto que no podemos ver el cielo como en el campo, pero por otra, da tanto juego a la hora de hacer fotos nocturnas. ¡Ah! y la tormenta salió en la foto por casualidad.