Sebastià Taltavull, obispo de Mallorca, ha celebrado hoy la eucaristía tradicional por la Festa de l'Estendard, que junto con el pregón que pronunció el pasado martes el escritor Sebastià Alzamora, son los únicos actos que se han mantenido de esta conmemoración. En su homilía, el prelado ha animado a los feligreses a cumplir con la caridad social y a cumplir con las normas para evitar más contagios de covid.

La Catedral de Mallorca ha establecido medidas de seguridad para poder cumplir con las restricciones a que obliga la actual pandemia y celebrar la misa por la Festa de l'Estendard. En relación a la actual crisis sanitaria, Sebastià Taltavull ha pedido "seny" y que se eviten "ocasiones de contagio".

Así han bailado los cossiers de la Escola de Música i Danses de Mallorca en la Catedral B. Ramon

Taltavull ha mencionado la situación de muchas personas afectadas por la pandemia: "Esta situación extrema que estamos viviendo ha afectado a las personas más vulnerables, pero también a muchas personas normalizadas que han visto tambalearse su estilo de vida y las bases sobre las cuales se asentaba su seguridad".

"Celebrar este año la Festa de l'Estendard, Diada de nuestro pueblo de Mallorca, y hacerlo de esta manera tan recortada por la pandemia, no nos exime de nuestros compromisos de ciudadanos como pueblo, sino bien al contrario, es un estímulo para entregarnos todavía más a quererlo y a servirlo en las personas concretas que lo forman y, en estos momentos duros que vivimos, con preferencia a los enfermos y a los más afectados en todos niveles", ha pronunciado el obispo.