Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Confitura de naranja de un barrio comestible

Vecinos de Canamunt recogen 40 kilos de la fruta de los naranjos de Banc de s’Oli para transformarla en mermelada y repartirla

Confitura de naranja 
de un barrio comestible

Confitura de naranja de un barrio comestible

Un grupo de vecinos de Canamunt recogió las naranjas del Banc de s’Oli, elaboró la confitura y la envasó. Los botes se repartirán entre los participantes y personas necesitadas. Las naranjas que hasta hace dos días colgaban de los árboles de la plaza Banc de s’Oli son ahora confitura que se repartirá entre vecinos de la zona, incluyendo a los más necesitados. Esta ha sido la primera acción de Barrilab, una iniciativa de la asociación vecinal de Canamunt para conseguir que el suyo sea «un barrio comestible».

El primer paso hacia ese objetivo fue la recolección de 40 kilos de fruta el pasado domingo para transformarlos, con la implicación de un grupo de vecinos, en confitura de naranja amarga.

«Anualmente, solo en la plaza Banc de s’Oli, debe de haber aproximadamente media tonelada de naranjas que, hasta ahora, se consideraban no comestibles y no aprovechaba nadie. Como esta, hay otras plazas y calles con recursos aprovechables», comunicó ayer el grupo promotor de Barrilab.

Confitura de naranja de un barrio comestible

Este movimiento vecinal surgido en Canamunt quiere conseguir espacios comunitarios donde poder sembrar y transformar calles, plazas y edificios en «un barrio más sostenible, más creativo e innovador, más habitable, donde las personas que vivimos podamos decidir y actuar, donde vecinos y vecinas nos encontremos en el centro».

Barrilab defiende que «los beneficios de este proyecto para el barrio y para la gente son múltiples, más aún después de un año duro, en el que se ha visto la necesidad de poner en práctica acciones transformadoras, que tenemos al alcance y son sencillas de llevar a cabo».

Confitura de naranja de un barrio comestible

Además de ayudar a personas necesitadas, a quienes harán llegar la confitura a través de Suport Mutu Centre, Barrilab quiere mejorar las relaciones con el Ayuntamiento, para facilitar la autogestión de barrios.

Aparte, Barrilab trabaja en el urbanismo táctico, para recuperar espacio público; en mapear la situación real del barrio y detectar necesidades; en el impulso de la energía solar comunitaria, en el acceso de vecinos y entidades para realizar acciones en las plazas y en el futuro de la plaza Major.

Compartir el artículo

stats