La Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha reducido a un tercio el aforo actual de los buses. La medida, que ya se encuentra en vigor, se toma debido a la evolución de la pandemia provocada por la covid-19. De esta forma, tanto las plazas destinadas a los usuarios sentados como los que viajen de pie serán del 33 % de la ocupación total del vehículo, de tal forma que la capacidad de un bus de 12 metros será de 34 personas y la de uno de 18, pasará a 48 pasajeros. Hasta el momento la ocupación media era del 70%.

La EMT tiene activadas otras medidas debido a la situación sanitaria, que continúan estando vigentes. Entre ellas, que las ventanas siempre permanecen abiertas y las puertas de los vehículos se abren en cada parada, dos acciones que permiten que el aire se renueve de forma constante.

Igualmente, se mantiene la obligatoriedad del uso de la mascarilla y la dispensación de hidrogel en todos los buses. Cada bus dispone de una mampara de separación para los conductores y se recomienda el pago del trayecto con tarjeta ciudadana.

Debido a la reducción del aforo y con el fin de evitar colas en las paradas, se pide a los ciudadanos que escalonen al máximo sus entradas y salidas (por ejemplo, a la hora de ir a trabajar) en las horas punta, en la medida de lo posible.