El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma ha decidido prorrogar el decreto que permite a bares y restaurantes ocupar con mesas y sillas en espacio de aparcamiento situado frente a la proyección de su fachada, introduciendo una serie de modificaciones en el texto que está en vigor actualmente y lo estará hasta el próximo día 31 de diciembre, con el fin de permitir, en determinadas condiciones, que se puedan también ocupar el espacio situado enfrente de los locales en plazas y en calles peatonales.

En ambos supuestos, estas excepciones durarán mientras que esté en vigor el nivel de alarma 4 decretado por el Govern balear. En el caso de la ocupación de los estacionamientos situados en plazas, del decreto modificado solo permite la utilización de las plazas de aparcamiento situadas en la acera contigua al local y se mantiene la prohibición de colocar mesas y sillas en la acera de enfrente al establecimiento. Este cambio se ha introducido con el fin de evitar los agravios comparativos que se han producido con el anterior decreto, que impedía la autorización de la utilización de los estacionamientos para colocar mesas y sillas en las plazas. De esta forma, por ejemplo, no se pudieron dar autorizaciones a los bares y restaurantes situados en la Plaza Berenguer de Palou (plaza de los Patines), puesto que el decreto en vigor especificaba que esta actuación estaba prohibida en las plazas sin ninguna excepción.

En el caso de las calles peatonales, se permitirá la colocación de mesas y sillas en el exterior de los locales siempre que se pueda dejar un paso para los peatones de un mínimo de dos metros y medio.

Además de los anteriores cambios, que solo estarán en vigor mientras con el nivel 4 de alarma, la prórroga del decreto, mantiene también que no será de aplicación en las zonas calificadas como de Especial Protección Acústica, como pueden ser sa Llonja o sa Gerreria. Igualmente, se mantiene que las plazas que se pueden ocupar han de estar situadas justo delante del establecimiento y en su prolongación vertical de la fachada sin atravesar el eje de la vía. Asimismo, no se pueden ocupar plazas de estacionamiento reservadas a personas con movilidad reducida, vehículos eléctricos, paradas de taxi y bus, ambulancias, policía, bomberos ni los carga y descarga. Como ahora, el espacio ocupable no podrá superar los 10 metros lineales.

Igualmente se ha establecido que los elementos de delimitación de la ocupación deberán ser fácilmente movibles, manteniéndose la prohibición actual de no poderse anclar al pavimento. En cambio, se han introducido criterios estéticos y de seguridad, como es el de la colocación de cintas de plástico, tochos, piedras, hierros o similares, que algunos establecimientos han utilizado para delimitar el espacio.

En el caso de que un establecimiento cese su actividad por un período superior a tres días consecutivos, deberá retirar la delimitación de la ocupación con el fin de garantizar la convivencia vecinal. Los elementos, además, deberán situarse de forma que en ningún caso sobrepasen el espacio ocupado para el estacionamiento de los vehículos. También se deberá dejar un mínimo de 30 centímetros entre la delimitación y la ocupación con los elementos autorizados (mesas, sillas y sombrilas) que, como ahora, deberán retirarse cada día al cierre del establecimiento.