El Plan Especial de Protección (PEP) de el Jonquet superó ayer esta mañana su último trámite. Fue aprobado por el pleno del Ayuntamiento de Palma sin ningún voto en contra, puesto que tanto el PP como Ciudadanos se abstuvieron y el grupo municipal de Vox cambió su voto inicial de abstención por el favorable sumándose así al del equipo de gobierno.

La teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, Neus Truyol, ha valorado muy positivamente la aprobación definitiva del PEP tras diez años de tramitación y ha considerado que se trata de una buena noticia "tanto para el Jonquet, como para toda la ciudad".

Para Truyol, el nuevo plan urbanístico de esta zona, que sustituye al Plan Especial de Protección que data de 1985, se sustenta en "cuatro líneas maestras". En primer lugar afirmó que se mantiene la arquitectura característica del barrio, además de garantizar la protección de los molinos, ya que los propietarios deberán rehabilitarlos, aunque podrán tener un uso residencial o de restauración.

También puso de manifiesto que se mejoran los espacios libres previstos, ya que se amplía la plaza del Vapor, además de sumar otros dos en los solares de Mar y Tierra, y en el de Rentadors. Por último, la teniente de alcalde destacó que "permite una buena convivencia entre la actividad económica privada y el descanso de los vecinos" al prohibirse, por ejemplo el futuro uso de discoteca".

El grupo municipal del PP justificó su abstención porque, en palabras del concejal Julio Martínez, "no es tan malo como para votar en contra, ni es tan bueno como para hacerlo a favor". Además, puso sobre la mesa la posibilidad de adquirir por parte del Ayuntamiento los tres molinos privados en lugar de dejar su rehabilitación en manos de sus propietarios, algo que fue rechazado por Truyol, por motivos económicos ya que la adquisición de cada molino costaría a las arcas municipales entre uno y dos millones, cifra a la que habría que añadir el coste de su rehabilitación y de la implantación del servicio público que se acordase. Además, Truyol recordó que la barriada ya cuenta con dos molinos de propiedad municipal destinados a equipamientos públicos.

La concejala de Ciudadanos Eva Pomar mostró su preocupación por el futuro de los molinos y el actual estado de abandono de proliferación de grafitis en la zona, y anunció su abstención porque "no estamos en contra, pero consideramos que llega tarde".

Por su parte, el concejal Fulgencio Coll de Vox recordó que, si bien en comisión su voto fue el de la abstención, reconsideraron esta postura y decidieron votar a favor, "después de valorar el trabajo y el esfuerzo realizado por todos". Consideraron que la propuesta finalmente aprobada "no es la solución perfecta, pero es un avance para proteger el patrimonio".

Antes de la discusión de este punto, intervino el representante de la asociación de vecinos de el Jonquet, Àngel Gener, que mostró el rechazo de esta entidad al PEP finalmente aprobado porque, a su juicio, no garantiza el mantenimiento de la tipología tradicional de las edificaciones creando getos en los solares Mar y Tierra y els Rentadors, "que favorecerán la gentrificación" del barrio. También ha criticado que no se recupere la totalidad del espacio libre público de la plaza del Vapor y que los molinos de sa Garriguera y d'en Gelós pierdan su calificación como de equipamiento sociocultural público, entre otros aspectos.

Por su parte, Josep Pascual, en nombre de la Associació d'Amics dels Molins de Mallorca se mostró a favor del cambio de uso de los molinos, siempre que se garantice el mantenimiento de su fisionomía y se respete el uso de los materiales tradicionales en su rehabilitación.

Los vecinos rechazan la propuesta

Antes de la discusión del punto, intervino el representante de la asociación de vecinos de el Jonquet, Àngel Gener, quien manifestó el rechazo de esta entidad al PEP finalmente aprobado porque, a su juicio, no garantiza el mantenimiento de la tipología tradicional de las edificaciones creando guetos en los solares Mar y Tierra y els Rentadors, «que favorecerán la gentrificación» del barrio. También criticó que no se recupere la totalidad del espacio libre público de la plaza del Vapor y que los molinos de sa Garriguera y d’en Gelós pierdan su calificación como de equipamiento sociocultural público, entre otros aspectos.