Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los voluntarios de Cruz Roja atienden a casi 600 ‘sin techo’ este año en Palma

La cifra es muy superior a los 369 detectados en 2019 y a los 208 que figuran en el último censo oficial del IMAS La pandemia y la crisis económica han incrementado la cantidad de gente que vive en la calle y que solicita ayuda

Un voluntario de la Cruz Roja habla con un hombre sin hogar durante el confinamiento.

Un voluntario de la Cruz Roja habla con un hombre sin hogar durante el confinamiento.

Casi 600 personas en Palma viven en la calle, según ha constatado el Institut Mallorquí d’Afers Socials (IME) a través de los voluntarios de Cruz Roja que atienden a los ‘sin techo’ a diario. El incremento respecto al año pasado revela que la pandemia ha agravado la situación.

La Unidad Móvil de Emergencia Social (UMES) de la Cruz Roja contabilizó hasta finales del pasado mes de septiembre un total de 569 personas que vivían en la calle, sin hogar permanente. La cifra es muy superior a la del último recuento oficial del IMAS, realizado en marzo de 2019, en el que se contaron 208 personas en una sola noche, Y también supera la cifra de 369 sin techo que manejaban los voluntarios de la ONG el pasado año.

«La situación de pandemia que estamos viviendo ha provocado que personas sin techo que vivían en la calle y de las que no teníamos constancia, porque no eran usuarias de ningún servicio de la red, hayan solicitado ayuda por miedo a la enfermedad y sus consecuencias”, explican desde el IMAS.

Pero la crisis económica también ha provocado que más ciudadanos se vean viviendo en la calle. “Se ha observado un aumento de las personas que con la misma prestación no pueden afrontar ningún tipo de alquiler porque han aumentado los precios, así como un aumento de personas que han perdido su trabajo y no pueden hacer frente al pago de una vivienda”, señala en su informe el IMAS.

Al comparar las cifras de un año a otro, se debe tener en cuenta que los voluntarios de la UMES realizan su recuento a lo largo del año, mientras que el censo del IMAS se lleva a cabo en una sola noche, por lo que puede que algunas personas no fueran localizadas en su sitio habitual, advierte el Institut d’Afers Socials, del que depende el servicio gestionado por la Cruz Roja.

El Consell prevé realizar un nuevo recuento de personas sin hogar este año y no esperar al próximo mes de marzo

decoration

Además, en marzo de 2019, fecha del último censo oficial, no se tuvieron en cuenta algunos asentamientos e infraviviendas, señala el IMAS.

Por todo lo anterior, y para tener un censo oficial más ajustado a la realidad, se prevé realizar otro recuento oficial este mismo año y no esperar a marzo de 2021.

Pese al baile de cifras de 2019, el incremento de personas que se han quedado sin casa es «real», remarca el IMAS. Tal como publicó este diario en septiembre, los trabajadores del departamento de Carreteras del Consell también habían detectado un mayor número de personas que duermen bajo los puentes de la vía de cintura.

Tras la declaración del estado de alarma en marzo, el IMAS habilitó 50 plazas para personas sin techo en el polideportivo Sant Ferran y otras 50 en el hipódromo de Son Pardo. También en Son Moix, con la colaboración del Ayuntamiento de Palma, se sumaron 50 plazas.

Con la llegada de la «nueva normalidad», estas instalaciones recuperaron su uso habitual y el Consell puso en marcha tres centros de acogida, aunque hay una gran cantidad de sin techo que rechazan acudir a estas instalaciones y permanecen en la calle.

Bienestar Social ha empadronado a 320 ciudadanos 

Actualmente, el ayuntamiento de Palma tiene empadronados en sus dependencias a 320 sin techo para que puedan tener acceso a cobertura sanitaria y ayudas. Los empadronamientos se produjeron a partir de 2017, de manera tímida. Ha sido a lo largo de 2019 y de este año que la cifra ha aumentado. 

La mayoría se empadrona en la sede de Bienestar Social, en la avenida Gabriel Alomar.

Compartir el artículo

stats