Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palmario

Una instrucción contra filtraciones a la prensa

Adrover en su comparecencia ante el pleno del jueves.

Adrover en su comparecencia ante el pleno del jueves.

La concejala de Seguridad Ciudadana, Joana Maria Adrover, ha mantenido desde el principio, en relación al acta de infracción contra el Hat Bar, en el que estuvo hasta altas horas de la noche la presidenta del Govern, Francina Armengol, dos cosas. La primera, que ella no tuvo conocimiento de la existencia de la denuncia ni del acta hasta el día 21, el mismo en el que el portavoz del PP, Biel Company, insinuó en el Parlament que una relevante política se había saltado el confinamiento, hecho que había ocurrido 14 días antes, en la madrugada del día 7. Asimismo, tanto la concejala como el jefe de la Policía Local, José Luis Carque, sostuvieron que la instrucción de servicio dictada el día 8, un día después del acta de inspección, no tenía nada que ver con la sanción al Hat Bar, ni con el supuesto interés que se podría tener desde la Policía Local de esconder este hecho. En concreto, afirmaron, aunque muchos no lo creyeron, que la instrucción se debía a la difusión de unas fotografías tomadas en el interior de las dependencias policiales de Sant Ferran de una remesa de bicicletas eléctricas, en las que también salían agentes que podían ser identificados. Para corroborar esta versión la concejala difundió en el pleno del jueves un correo que le remitió Carque a las 7,42 horas del día 8 (un día después del acta al Hat), en el que el jefe le informa de que le gustaría sacar «hoy» una instrucción de servicio «con motivo de la publicación de las fotos de las bicis». Y, a continuación, le remite el texto. 

Las mujeres hormigas llegan al mercado del Olivar 

 La exposición itinerante sobre las mujeres hormigas llega hoy al mercado del Olivar. Se trata de un conjunto de obras realizadas por más de 90 artistas con las que se pretende reivindicar a las mujeres trabajadoras. La exposición ya ha recorrido diferentes espacios de Mallorca. Con este proyecto, la Asociación Cultural Quomodoro ha querido que «las hormigas ocupen el mercado, se hagan visibles, para hacer visibles a tantas y tantas mujeres».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats