Nunca sé si publicar fotos como esta. Aunque no es explícitamente triste, parece un fotograma de una película de denuncia social. Sería una buena opción para usar en un curso de escritura creativa y darle varios sentidos.