Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

La crisis incentiva el servicio de coche eléctrico compartido

La cooperativa Ecotxe y la empresa Muvon suman alrededor de 400 usuarios que alquilan por horas alguno de los cuatro vehículos disponibles en Palma - El próximo mes tendrán seis

El aparcamiento subterráneo de s'Escorxador cuenta desde febrero con este vehículo eléctrico de la empresa Muvon.

El aparcamiento subterráneo de s'Escorxador cuenta desde febrero con este vehículo eléctrico de la empresa Muvon.

La crisis económica derivada de la pandemia por la covid está incentivando el servicio de coche eléctrico compartido debido a que "la precariedad laboral y la incertidumbre llevan a muchas personas a recortar gastos, como la adquisición de un vehículo. Han hecho cuentas y, al comparar el uso del coche con el coste, ven que no merece la pena, y menos ahora con el teletrabajo", según dice el responsable de la empresa Muvon, Toni Toledo, respecto a las razones de sus clientes. Este sistema de alquiler por horas, que se conoce como carsharing y está muy consolidado en numerosas ciudades europeas, también ha notado "un mayor uso a partir de la desescalada" en la cooperativa Ecotxe, pero su presidente, Àlex Duran, afirma que el aumento del número de socios es continuado desde que se implantó.

De todos modos, "con la crisis mucha gente se dará cuenta de que tener uno en propiedad es una carga y que esta es una buena alternativa", argumenta. Además, como añade Toledo, la pandemia ha puesto de relieve "la necesidad de incrementar el espacio para los peatones con el fin de guardar la distancia de seguridad. El coche compartido no quita sitio, ya que se aparcan en garajes o parkings subterráneos y uno recibe una media de 15 usuarios recurrentes al mes, por lo que son 15 coches menos". El fundador de Ecotxe destaca como ejemplo que, "con la iniciativa de eliminar plazas en superficie para las terrazas de los bares, se celebra un Park(ing) Day gigante diario y con el carsharing también ocurre", compara sobre el evento que se realiza durante la Semana de la Movilidad.

Centro y Eixample

Entre la cooperativa y la empresa implantadas en Palma suman unos 400 usuarios que alquilan cuando lo necesitan alguno de los cuatro vehículos en circulación, por ahora. Ecotxe los aparca en los estacionamientos de la SMAP del Parc de la Mar-Antoni Maura y Via Roma, mientras que Muvon los tiene en la calle Pelleteria y, desde febrero, en s'Escorxador. Las dos incrementarán la flota el próximo mes, la primera con uno en el parking de Santa Pagesa y Muvon con otro aparcado en el puerto frente a la Llotja.

La cooperativa planea adquirir uno más en 2021, como mínimo, y la empresa regentada por Toni Toledo pretende expandirse por otras marinas de la ciudad, por lo que llegarán a la decena en poco tiempo. "Al principio, en 2017, el objetivo era darnos a conocer, pero ahora hay que satisfacer las necesidades de los usuarios y los interesados", afirma Duran, cuyo servicio de coche compartido se encuentra de vez en cuando con "solapamiento de horarios y días". No quieren morir de éxito, por lo que saben que hay que crecer en barrios o pueblos -también están en Esporles- "basándose en la densidad de población y cercanía a un aparcamiento con un punto de recarga eléctrico".

En Ecotxe, los problemas de horarios se producen sobre todo los fines de semana. "Hay mucha demanda, ya que la mayoría de usuarios quieren el vehículo para temas lúdicos, por lo que reservan con semanas de antelación", dice el fundador. En cambio, "hay más flexibilidad entre semana, porque se utiliza pocas horas", concluye. Lo mismo ocurre en la empresa nacida en 2019, cuyo propietario detalla que "las reservas suelen ser para gestiones y trabajo, por lo que en un día un coche puede ser usado por tres personas". Muvon ofrece la posibilidad de alquilar a turistas, además de residentes y empresas, debido a que no hay que asociarse previamente, sino que basta con registrarse. "Somos complementarios y tenemos un mismo objetivo, que la ciudad se vuelva más amable".

De 4,5 a 7,2 euros por hora

El alquiler de un coche eléctrico compartido varía desde los 4,5 euros por hora de Ecotxe a los 7,2 de Muvon. Sin embargo, la primera es una cooperativa sin ánimo de lucro, por lo que hay que asociarse y desembolsar para ello 100 euros, que son retornables en caso de que uno quiera darse de baja. Respecto a la empresa, es suficiente con registrarse en su página web o App.

La cooperativa ofrece a sus socios que dos personas sean conductoras, por lo que actualmente cuenta con 185 asociados y 184 usuarios, de los que "la gran mayoría, unos 140, son de Palma, tal como explica el presidente de Ecotxe, Àlex Duran, quien añade que los socios son además remunerados con un tipo de interés anual.

Compartir el artículo

stats