Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arte urbano

Santa Catalina se vuelve mural

La dibujante Andrea Moretto convierte una pared de Verge del Miracle en un plano del barrio

La dibujante Andrea Moretto y su hijo Anton posan junto al mural en la plaza Verge del Miracle.

La dibujante Andrea Moretto y su hijo Anton posan junto al mural en la plaza Verge del Miracle. m. mielniezuk

Buscó la mejor perspectiva para dibujar cada uno de los edificios característicos de Santa Catalina e hizo un boceto de inmuebles tan conocidos como el mercado, la iglesia de Sant Magí, el hotel Cuba o los molinos de la calle Industria, que le encantan. La mayoría de las manzanas de este singular plano son tratadas desde un punto de vista cenital y el barrio entero se está convirtiendo desde hace dos semanas en un mural firmado por la dibujante Andrea Moretto, que ha embellecido una pared de la plaza Verge del Miracle. Donde había pintadas vandálicas, vio un lienzo perfecto y se puso manos a la obra con la gran ayuda de su hijo Anton y tras pedir permiso a la propietaria del muro.

"Estaba totalmente grafiteado, hasta los cables de alta tensión, que se habían caído", recuerda Andrea. La compañía eléctrica colaboró atándolos de nuevo, ya que era peligroso, y la artista pudo iniciar el trabajo. Le quedan unas dos semanas, pero los paseantes pueden entretenerse con buena parte del resultado, como muchos vecinos que disfrutan buscando su casa o algún lugar destacado, entre ellos el parque de sa Feixina o las plazas del Progrés -incluida la gasolinera- y Pau Casals, con su inseparable templete. En color gris aparecen las zonas lindantes, como el paseo Mallorca, el puerto y el barrio de es Jonquet, del que le hubiera gustado resaltar más el edificio de la ferretería La Central. "Aunque salga pequeño, le tengo mucho cariño", afirma.

Andrea y Anton dedican casi todas las mañanas y las tardes, cuando el sol no pega en la pared, a completar el mural de un barrio que ella califica de "encantador y bohemio". Lo escogió por eso, porque vive en Santa Catalina y porque su hermana regenta el restaurante La Nueva Burguesa en la vecina calle Sant Magí. En su interior hay otro mural que es obra de la autora del plano gigante de Verge del Miracle y tiene en mente un tercero en un colegio de Palma. Mientras tanto, también dibuja a mano camisetas, bolsas y lo que se tercie tras sus inicios como diseñadora textil y, durante 14 años, especializada en ropa de yoga con la técnica Batik. Siguió el camino de la creación artística animada por su madre, profesora de Arte, y ahora trabaja con su hijo mejorando el barrio. Todavía no saben si el mural tendrá color o será en blanco y negro, aunque el resultado salta a la vista.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats