Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gasto de Bienestar en ayudas a familias para alimentación aumenta un 300%

Los servicios sociales han repartido 5,8 millones de euros y han trabajado con 12.000 casos durante el primer semestre

Voluntarios de Mallorca sense Fam preparan bolsas de alimentos para familias sin recursos en plena pandemia.

Voluntarios de Mallorca sense Fam preparan bolsas de alimentos para familias sin recursos en plena pandemia. B. Ramon

El número de familias que recurren a los servicios sociales municipales por su grave situación económica continúa creciendo y la partida para ayudas de alimentación e higiene durante el primer semestre de este año ha aumentado más de un 300% con respecto al mismo periodo de 2019. Pese a que los meses más críticos en cuanto a solicitudes de subsidios han sido abril y mayo, con la paralización de prácticamente toda actividad y el estado de alarma por la pandemia del Covid-19, el departamento de Bienestar y Derechos Sociales del Ayuntamiento tiene un "pronóstico que no desearían ni los más pesimistas".

En los seis primeros meses de este año, Bienestar ha entregado 2,6 millones de euros en ayudas a las familias para que puedan afrontar gastos de alimentación y de higiene personal. La cantidad es cuatro veces mayor que la que se destinó en el primer semestre de 2019, con un gasto aproximado de 600.000 euros, señala Catalina Trobat, coordinadora general de Bienestar y Derechos Sociales.

5,8 millones repartidos

Para gastos de vivienda, el Ayuntamiento ha entregado otros 2,8 millones de euros, también muy por encima de las cantidades del año pasado. En términos globales, en 2019, Bienestar gastó poco más de cuatro millones de euros para ayudar a las familias sin recursos, cifra superada por los 5,8 millones de euros repartidos en solo los seis primeros meses de este año marcado por la crisis sanitaria y económica.

El volumen de trabajo de los servicios sociales del Ayuntamiento se ha multiplicado por las consecuencias del estado de alarma. Antes de la pandemia, manejaban unos 5.000 expedientes, en estos momentos, tienen 12.000 casos, un "aumento brutal" en palabras de Trobat. De esos expedientes, 6.700 son familias que por primera vez se han visto abocadas a recurrir a Bienestar, señala la coordinadora general del área social.

De esos 12.000 expedientes (el 90% se corresponde a familias de varios miembros), 7.500 reciben ayudas económicas.

Finalizado el primer semestre del año, Bienestar comienza a registrar una disminución de la demanda de ayudas. El pasado mes julio se abrieron 800 casos, "muchos", según Trobat, pero muy por debajo de los 3.000 abiertos en abril y mayo, época en la que los servicios sociales recibían 600 peticiones de ayuda a diario.

Los ERTE y el subsidio mínimo vital han contribuido a esa disminución de la demanda de ayuda a los servicios sociales municipales, aunque Trobat advierte de que el panorama no es alentador y su pronóstico es "pesimista".

Compartir el artículo

stats