El equipo de gobierno aprobó en el pleno celebrado ayer una modificación de crédito por un importe global de 24,6 millones con el fin de "inyectar" liquidez a tres empresas municipales y evitar su posible quiebra.

Las aportaciones se harán por la vía de incrementar la deuda municipal debido a que, por el momento, no se pueden utilizar los remanentes de tesorería correspondientes al año pasado que, en el caso de Palma, alcanzan los 35 millones. El concejal de Hacienda, Adrià García, anunció una operación similar en Emaya para el próximo mes de septiembre.

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) recibirá una aportación económica extra de 14,5 millones, la Societat Muncipal d'Aparcaments (SMAP) de 5 millones y la de la Empresa Funeraria Municipal (EFM) de 2,5 millones. También se realizará una aportación de 679.528 euros que se destinará a la compra del edificio propiedad de la EMT situado en la Avinguda d'América.

La EMT ha padecido "una importante reducción de usuarios que ha llegado a ser del 90%-95% en el peor momento de la pandemia y que ha ido evolucionando positivamente en las distintas fases del desconfinamiento hasta la entrada en la nueva normalidad el pasado 21 de junio", tal como se indica en la memoria justificativa de la aportación municipal.

El número de usuarios en julio se sitúa ya en el 50%, pero la recaudación solo es del 40% respecto al mismo mes del año anterior. Al cierre del primer semestre del presente año se ha materializado una pérdida en la recaudación de 10 millones de euros en relación al año anterior, por lo que se prevén "importantes pérdidas" en la cuenta de explotación de esta empresa municipal. Además, a lo anterior se añade que el capital social de la empresa era de sólo 5,8 millones frente a un importe neto de cifra de negocio de 30,9 millones, por lo que "la situación patrimonial de la empresa presenta una posición relativamente débil y probablemente una falta de capitalización importante".

Asimismo, se prevé la compra por 679.528 euros del edificio de propiedad de la EMT de la Avinguda d'America, por el que Cort paga un alquiler anual. En relación a la Societat Municipal d'Aparcaments i Projectes (SMAP), el informe indica que, desde que se declaró el estado de alarma, su actividad se ha visto afectada por la suspensión de la ORA y del servicio de Bicipalma.

Menos ingresos y mismos gastos

Pese a la disminución de ingresos la SMAP continúa haciendo frente a unos gastos similares. Hasta el 30 de junio la empresa ha dejado de ingresar 3,4 millones respecto al presupuesto previsto, 2 millones correspondientes a las cuotas de rotación y 1,376.833 euros por el servicio de la ORA.

Esta reducción de ingresos, según el informe, provoca "problemas de tesorería y que este año no tenga capacidad para hacer frente a la amortización de su endeudamiento derivado de inversiones pasadas". La Empresa Funeraria Municipal (EFM) actualmente tiene un capital de tan solo 150.000 euros. Esta empresa prevé ejecutar distintos proyectos como la reforma y el traslado del actual crematorio del recinto de Son Valentí en una nueva ubicación dentro del mismo recinto.

También prevé la reforma integral del tanatorio de Son Valentí para adecuarlo al crecimiento poblacional de Palma