Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo

L'Olivera, el nuevo barrio en expansión

Las grúas empiezan a proliferar en la zona situada entre el Amanecer y Son Oliva, donde se construirán más de 600 pisos en los próximos años

4

L’Olivera, el nuevo barrio en expansión

Cuando comenzó la fase cero de la desescalada y la gente pudo pasear y hacer deporte, muchos palmesanos pusieron rumbo al Marítimo, pero otros dirigieron la caminata hacia el norte de Ciutat y descubrieron una zona detrás de la plaza de Toros, junto a las vías del tren de Sóller, donde las grúas empiezan a llenar solares vacíos. Hasta entonces, solo los vecinos, quienes hacen prácticas para sacarse el carnet de conducir y algunos más frecuentaban este barrio llamado l'Olivera. Situado entre el Amanecer y Son Oliva, es la reserva de suelo residencial más importante de Palma -junto con Nou Llevant- y durante los próximos años se levantarán allí más de 600 hogares.

Las obras de una promoción de 79 viviendas se iniciaron en enero y llevan tal ritmo de construcción que el edificio ya alcanza las cinco alturas proyectadas; otro con 104 pisos arrancó en febrero después de recibir la licencia municipal el mes anterior y un tercero con 130 logró la autorización en marzo y espera empezar las excavaciones preliminares en septiembre. La cuarta promotora que ha puesto el ojo en la zona suma 62 casas y confía en tener el visto bueno del área de Urbanismo tras el verano. Sin embargo, no ha estado parada y en pleno confinamiento vendió dos viviendas sobre plano, una de ellas a un joven que realizó todo el proceso por internet.

Todavía queda una decena de solares por desarrollar fruto de los planes parciales de los años 90 que permitieron la urbanización de la antigua finca Son Ferragut y la antigua fábrica agrícola Femu. Ambos terrenos, divididos por la calle Pompeu Fabra, forman parte del barrio de l'Olivera, aunque el primero ha tardado mucho más en iniciar su crecimiento porque la promotora local que lo compró, Ibercon, quebró con la crisis de 2008. La caja de ahorros Sa Nostra asumió la propiedad, que luego pasó a manos de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), quien vende o construye en los solares con su promotora, Árqura Homes. Este plan parcial permite edificar 467 pisos y el de la Femu, otros 423, de los que ya hay 283 finalizados alrededor del parque del mismo nombre.

Acorde al nuevo PGOU

Durante las últimas semanas, el Ayuntamiento ha presentado las líneas maestras del futuro Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Palma y una de sus principales características es que propugna "una ciudad continua y compacta", precisamente lo que se producirá en l'Olivera. Pese a que su diseño urbanístico es de los años 90, "tiene una visión muy parecida a lo defendido ahora", en palabras de la regidora de Modelo de Ciudad de Cort, Neus Truyol. "En aquella época se pensaba en un urbanismo más expansivo, con muchos unifamiliares, pero en este caso se trata de viviendas plurifamiliares concentradas en unas pocas parcelas junto a otros barrios consolidados".

"Una ventaja -continúa- es que su ubicación colindante a una zona urbana da continuidad a la ciudad, lo que facilita la movilidad a pie o en transporte público y hace prácticamente innecesario el vehículo particular". Además, "la mezcla de usos residenciales, comerciales, de espacios libres públicos, deportivos y educativos promueven que se convierta en un barrio compacto y dinámico cuando todos los edificios estén ocupados. Numerosos servicios estarán a 15 minutos a pie como máximo, que es lo que queremos con el nuevo Plan General", tal como destaca. Por el momento, hay dos parques (Manuel Hedilla y La Femu) y el polideportivo de Son Ferragut, junto a otro solar municipal destinado a equipamiento docente.

Vivienda sostenible

"El gran fallo de Cort y el Govern, tal como reprocha el portavoz de los promotores y vicepresidente de la asociación, Bartolomé Mayol. Pone de relieve que "el residente local necesita con urgencia este tipo de oferta, ya que para quien empieza, los actuales precios de las promociones, advierte sobre la crisis actual. De todos modos, aún ve una oportunidad única en esta zona en desarrollo: "Poner en práctica los ecobarrios de los que tanto habla la regidora de Modelo de Ciudad. Tendrían que incentivar a las promotoras para que construyan viviendas más sostenibles, con parámetros de eficiencia energética".

Es lo que está haciendo Aedas Homes, la empresa que levanta 104 pisos frente al polideportivo de Son Ferragut. Para el delegado en Balears, Raimundo Giménez, "no existe otro camino, porque la sociedad lo demanda, el cambio climático está aquí y, además, a la larga sale más rentable", tal como argumenta. Por este motivo, sus viviendas estarán equipadas con el denominado SATE (Sistema de Aislamiento Térmico Exterior), "consistente en una envolvente continua que protege los edificios del calor y el frío", detalla. Añade que "el diseño de las persianas, inspiradas en las mallorquinas, también potencia la eficiencia energética, así como las amplias terrazas, que tamizan el sol, y una caldera de gas para los 104 pisos que funciona con placas solares". Opcionalmente, los compradores pueden solicitar "un sistema de ventilación automática de doble flujo, que atempera el calor o frío de la calle y disminuye los virus y alergias", detalla el directivo.

La promoción más avanzada es la de Anjoca, con 79 viviendas en la calle Pompeu Fabra, de las que "el 85% ha sido vendido", destaca el responsable comercial, Javier Losada. "Antes de la pandemia, teníamos una media de ventas de dos o tres pisos al mes, pero desde la Covid solo se ha adquirido uno", compara. Pese a que "la situación actual es más incierta", confía en que "la tranquilidad del barrio, que sea una zona residencial y la cercanía al centro" atraigan a más compradores. Estefanía Luján, la comercial de Inbisa, es quien vendió dos viviendas cuando no se podía salir de casa. Ahora en la oficina, "las visitas continúan, ya que hay interés, aunque la gente tiene miedo a lo que pueda pasar". Su promoción está entre las calles Arxiduc e Ignasi Ferretjans y las reservas rondan el 40%, una cifra similar a las de Aedas Homes. La otra gran promotora en la zona, Árqura Homes, está a punto de iniciar la comercialización de 130 pisos a través de la inmobiliaria Aelca y prevé construir 190 más, si la crisis no lo impide.

Compradores

"El 30% de los clientes de una promoción anterior muy próxima a esta reservaron su piso cuando eran novios y ahora han venido a buscar las llaves con el bebé en brazos". Así es como explica el responsable de Anjoca, Javier Losada, el perfil de un tercio de los compradores del barrio de l'Olivera. También destaca "la gran cantidad de gente mayor que quiere esta zona porque está muy cerca del hospital de Son Espases, añade.

Tanto la promotora Inbisa como la inmobiliaria Aelca, de Árqura Homes, resaltan que hay numerosos clientes que vienen del barrio y otros similares, y buscan su primera vivienda o una más grande porque la que tienen se ha quedado pequeña. La comercial Estefanía Luján, de la promoción de la calle Arxiduc, apunta como curiosidad que "desde que ha ocurrido lo de la Covid, la demanda de terrazas se nota enormemente", dice quien ofrece espacios abiertos "muy diferentes, de hasta 90 metros cuadrados". Lo mismo ha ocurrido en Aedas Homes, que ahora tiene más peticiones de su sistema de ventilación automática de doble flujo, que "disminuye los virus y alergias", tal como destaca el delgado de la empresa en Balears.

Los precios varían en función de las características de cada piso y las promotoras, pero se puede encontrar uno de dos dormitorios por 260.00 euros y de tres con dos baños y patio por 280.000 euros.

Compartir el artículo

stats