21 de junio de 2020
21.06.2020
Diario de Mallorca
Primera línea

Cuenta atrás para el Port Petit del Molinar

La Autoritat Portuària estima que el tramo del paseo del Molinar podrá abrirse a los peatones a finales de julio

21.06.2020 | 02:45

Cuenta atrás para la apertura del tramo del paseo junto al puerto del Molinar. La Autoritat Portuària de Balears, APB, ha confirmado que la zona será accesible a los peatones a finales del próximo mes de julio. Aunque no hay todavía fecha concreta, las obras siguen a buen ritmo y ya se puede apreciar cómo quedará la ampliación de la zona que pasa de tener un metro de anchura en ese tramo a ganar seis metros más aprovechando la antigua explanada del varadero. Durante estos días se está finalizando la pavimentación y solamente quedará pendiente la instalación del mobiliario urbano, con elementos como bancos y papeleras, y la plantación de los árboles [vea aquí las imágenes].

El nuevo espacio público contará con dos plazas arboladas, un nuevo recorrido junto a los pantalanes y un mirador elevado junto al dique de Llevant. Bajo este mirador se sitúa el edificio de casi 600 metros cuadrados que albergará aulas para impartir clases de vela, pañoles de marinería y otras dependencias. Aunque el paseo será totalmente transitable en julio, desde la APB señalan que la parte marítima de la obra no estará concluida ese mes y habrá que esperar a octubre para verla finalizada. Se trata principalmente de la escollera de Ponent, la más grande, donde han surgido problemas técnicos. Según fuentes de la APB, el fondo de suelo a perforar ha resultado ser más duro de lo previsto por lo que los trabajos han acumulado una nueva demora. A todo ello hay que sumar el parón de 15 días motivado por la covid-19. No obstante, esto no afecta al disfrute de los ciudadanos del nuevo tramo del paseo, que será más amplio, y en el que la primera línea quedará integrada en el puerto.

Por otra parte, una vez finalizadas las obras tanto de la parte terrestre como de la marítima, quedará por licitar la intervención en el edificio del club. Tal y como confirman desde la APB, la sede se rehabilitará conservando su fisonomía y estética primigenia que caracteriza la imagen de esta zona de la barriada palmesana. En este sentido cabe señalar que ya se habían eliminado los añadidos que se habían ido construyendo a lo largo de los años junto a la construcción original. Con toda probabilidad, la reforma no se iniciará hasta 2021. Desde la APB recuerdan que esto ya estaba previsto, puesto que no se iba a licitar la segunda obra hasta que no se hubiera finalizado la primera. Como quiera que la parte marítima no estará lista hasta octubre, difícilmente se podrán iniciar las labores de remodelación del edificio antes de final de año.

Después de algo más de quince meses de trabajos, la remodelación del paseo a su paso por el puerto del Molinar será en breve una realidad. Las obras comenzaron en marzo de 2019 con algunas semanas de retraso después de que la APB ordenase el desalojo de las instalaciones en las que permanecían embarcaciones y enseres de los socios del Club Marítimo Molinar de Levante, CMML. La ocupación ilegal del inmueble por parte del restaurante hasta el pasado 15 de enero provocó así mismo un retraso de seis meses en los trabajos cuya finalización estaba revista para finales de 2019 o principios de 2020. A todo ello hay que añadir las dos semanas de parón obligado durante el confinamiento.

El conflicto de la APB con el CMML ha marcado el desarrollo de estas obras. De hecho, el pasado jueves fuentes de la APB confirmaron que tienen previsto reclamar al Club las multas que le impuso el pasado año, 135.000 euros, más otros 100.000 que reclama la empresa que ejecuta las obras de reforma por la demora acumulada ya que no pudieron cumplir con los plazos establecido al no haber desalojado el CMML las instalaciones. La APB ha impuesto sanciones a la entidad por ceder el restaurante a un tercero sin autorización, por no cumplir la orden de desalojo y por retirar los carteles informativos del orden de cese de actividad que había colocado la APB para informar a los socios del CMML.

La gran movilización ciudadana encabezada por la plataforma Al Molinar Port Petit desbarató los planes del CMML de realizar una gran obra de ampliación en el puerto de la barriada palmesana. Aunque la entidad se opuso a la reforma sin ampliación finalmente ejecutada, el CMML presentó una propuesta para volver a gestionar las instalaciones. Sin embargo, la APB no ha decidido todavía si ejecuta la competencia de proyectos o si convocará un concurso. Pese a que la concesión está todavía en el aire, el CMML se ha ofrecido a compartir las instalaciones con la Federación Balear de Vela, en el caso de que su proyecto sea el elegido para la gestión del puerto del Molinar. La Federación Balear de Vela no dispone actualmente de instalaciones adecuadas ni de acceso al mar ya que con la privatización de Calanova perdieron el espació que utilizaban en ese puerto. La entidad deportiva ya había solicitado a la APB de modo informal la posibilidad de ubicar su sede en el Molinar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!