Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En estado de alarma

Un viaje al espacio en el primer día de escoleta

El centro de educación infantil de Asima recibió ayer con medidas de seguridad a ocho pequeños alumnos

Una de las niñas come en compañía de una de las docentes.

Una de las niñas come en compañía de una de las docentes. fundación asima

En la Escoleta Asima, las pantallas protectoras, los guantes y toda la parafernalia para evitar el contagio de Covid formaban parte de los trajes de astronautas de las maestras con los que ayer se encontraron los primeros ocho alumnos que regresaron a las aulasprimeros ocho alumnos que regresaron a las aulas. Mientras las escoletes municiples aún no tienen fecha de reapertura, centros privados sí abrieron en el primer día de la fase 2.

"Les hemos preparado un hilo conductor sobre el espacio para hacérselo más fácil, porque nos ven con mascarillas, guantes, manteniendo distancias", explicaba a mitad de jornada la directora del centro, María de la Fuente, sobre cómo hicieron entender a los pequeños la nueva situación. El reducido número de alumnos que atendieron ayer les ayudó a implantar los nuevos protocolos y a tener separados a los niños.

A primera hora, antes de entrar, comprobaron uno por uno que los niños no tenían fiebre y así fue. En caso contrario, las familias se los hubieran tenido que llevar de vuelta a casa. Fue el momento más duro de la jornada para los pequeños. "Se ha notado que llevaban dos meses con los papás, pero ha ido muy bien. Les ha costado un poquito al llegar, porque todo era nuevo y no estaban todos, faltaban compañeros", explicó De la Fuente.

Dentro, las docentes habían redecorado el centro para transportar a los pequeños al espacio, donde viven los extraterrestres y se utilizan mascarillas, guantes, pantallas faciales... "Son muy pequeños para explicarles que lo llevamos por el coronavirus", señalaba la directora de la escoleta.

A los ocho primeros niños se les irán sumando otros veinte en los próximos días, cuyas familias ya se han puesto en contacto con la escoleta. Antes de que se declarase el confinamiento, el centro atendía a una cincuentena de niños, informó su responsable, aunque esta cifra varía mucho a lo largo del año, ya que el centro está pensado para la conciliación de los trabajadores de los polígonos de Asima.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats