07 de mayo de 2020
07.05.2020
Diario de Mallorca

Las terrazas se ampliarán a costa de los coches

Los bares y restaurantes con plazas de parking frente a ellos podrán acogerse a la nueva medida ? Cort también la aplicará en los negocios que antes de la crisis no ocupasen la vía pública

07.05.2020 | 17:04
Las terrazas se ampliarán a costa de los coches

Los futuros clientes de los bares y restaurantes de Palma podrán estrenar la llamada nueva normalidad en unas terrazas ampliadas en detrimento de los coches para poder respetar la distancia social de dos metros. Será a partir del lunes si Balears pasa a la fase 1 del desconfinamiento. Las mesas, sillas y otros elementos de los negocios que soliciten al Ayuntamiento aplicar esta medida ocuparán las plazas de aparcamiento situadas frente a sus fachadas y los dueños tendrán que delimitar el espacio con jardineras y/o mamparas de protección para diferenciarlo del carril de circulación.

La capital balear tiene unos 3.000 establecimientos hosteleros y Cort calcula que pueden llegar a acogerse a esta ocupación alrededor de 1.000, porque el resto son locales ubicados en zonas y calles peatonales o que no tienen plazas de parking justo enfrente de sus fachadas, según explicó el concejal de Gobierno Interior, Alberto Jarabo. Por lo tanto, tendrán que continuar con la exigencia del Gobierno de abrir el 50% de la terraza con el fin de cumplir con la distancia de dos metros de longitud entre mesas o grupos de mesas, debido a que el Ejecutivo solo permite ampliarla si no es a costa de los espacios  destinados a viandantes.

Los ayuntamientos tienen la  última palabra sobre cómo aplicar esta normativa "temporal, porque el día que el Gobierno levante el límite de aforo permitido, se quitará", avanzó el alcalde, José Hila, en referencia a que la situación "es cambiante, como está ocurriendo con el resto de medidas", por lo que pide "comprensión" a los restauradores, vecinos y clientes. Ya que todo es "excepcional", el consistorio palmesano ha optado por beneficiar también a aquellos negocios de restauración que a día de hoy no tienen una terraza concedida pero frente a ellos sí hay plazas de parking. El objetivo es "mantener el empleo en un sector tan importante como el de la restauración", dijo Hila.

Los propietarios interesados deben esperar hasta mañana o el domingo, cuando se anuncie qué comunidades acceden a la fase 1 de la desescalada, para saber si el lunes ya pueden solicitar ampliar las superficies exteriores de sus establecimientos. Tendrán que hacerlo a través de las Oficinas de Atención a la Ciudadanía para que el área de Gobierno Interior tramite su petición y no se pagará ninguna tasa por ello, debido a la suspensión todo el año de la tasa de ocupación de la vía pública.

Concesión en 48 horas

Jarabo aseguró que podrán dar una respuesta "en un plazo de 48 horas o antes"; y mirarán con lupa y serán "muy cuidadosos en las zonas más castigadas por el ruido, debido a que no podemos pasar del silencio del confinamiento a un ruido descontrolado". De ahí que el horario de apertura de la ampliación de las terrazas sea el mismo que el de los paseos de los diferentes colectivos, es decir, de ocho de la mañana a las 23 horas, incluidos viernes y sábados, pese a que la ordenanza lo permite hasta la madrugada.

Los vehículos estacionados en las plazas de aparcamiento que serán ocupadas por los bares y restaurantes deberán retirarse de la calzada, que estará señalizada a tal efecto. Si no ocurre, la grúa se los llevará hasta el hueco libre más cercano. Una vez montados estos nuevos espacios al aire libre, que podrán tener una  rampa hasta la acera o una tarima para nivelarlos, también podrán disponer de sombrillas de un pie, como las demás terrazas y según marca la nueva ordenanza de ocupación de la vía pública. Por lo tanto, por la noche tendrán que ser retiradas, al igual que el resto del mobiliario, pero no hará falta quitar las tarimas ni jardineras.

Zona portuaria

En cuanto a las terrazas situadas en el ámbito de competencia de la Autoridad Portuaria, como por ejemplo el paseo Marítimo y el Moll Vell, el organismo estatal y la patronal de la restauración han acordado que puedan ocupar un mayor espacio de la vía pública con la finalidad de cumplir con la medida del distanciamento de dos metros, tal como manifestó ayer el presidente de CAEB en este sector, Alfonso Robledo. Felicitó a la administración portuaria por esta decisión, debido a que si no reciben ayuda, "será imposible la viabilidad de la restauración".

Desde el Ayuntamiento, Hila destacó que siguen aprobando medidas, como la de las terrazas, "para la reactivación económica, una de las prioridades" de Cort, por la importancia de "estar al lado de los ciudadanos cuando lo están pasando mal"; además de cumplir con el modelo de ciudad encaminado a dar prevalencia al peatón frente al vehículo privado, según sus palabras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!