Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

Can Serra sigue esperando

La paralización por el estado de alarma agrava la situación de este edificio gótico propiedad del Ayuntamiento

Las vallas alrededor del trozo de pared que se desprendió a principios de año.

Las vallas alrededor del trozo de pared que se desprendió a principios de año. DM

El histórico edificio de Can Serra sigue degradándose ante la inmovilidad institucional, agravada ahora con el estado de alarma que ha paralizado el funcionamiento normal de la Administración. Hace más de dos meses que un trozo de su pared principal en la calle Gerreria cayó al suelo, el Ayuntamiento de Palma lo valló y desde entonces nada ha cambiado. Siguen las mismas vallas y el cascote en el suelo. El Consell de Mallorca no tiene constancia de que antes de que se declarara el estado de alarma se hubiera solicitado actuar en este edificio, declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Desde Cort se asegura que se había previsto una reunión, pero que ha quedado aplazada debido a la crisis sanitaria.

El Ayuntamiento anunció el pasado mes de septiembre que durante este año decidiría qué hacer con Can Serra, edificio de propiedad municipal y que lleva años esperando una rehabilitación. Sin embargo, a principios de enero de este 2020, la degradación del inmueble se hizo más evidente al desprenderse un trozo de su fachada sobre la acera.

Postergado

Francisca Niell, coordinadora de Cultura del Ayuntamiento, comenta que se había previsto mantener una reunión con los departamentos de Urbanismo e Infraestructuras y los arquitectos que en 2008 redactaron el proyecto de rehabilitación de Can Serra, encuentro descartado en estos momentos.

"Quitaremos lo que cayó al suelo", responde Niell a este diario esta misma semana, pero llevar a cabo una actuación para asegurar que los desperfectos no vayan a más, deberá esperar a que se celebre esa reunión entre expertos, confirma.

La coordinadora de Cultura asegura que el edificio gótico no corre peligro gracias a la estructura metálica interior que se instaló hace años.

Desde principios de enero, cuando el trozo de pared se desprendió, Patrimonio del Consell no tiene constancia de ninguna actuación en Can Serra, a no ser que nos lo hayan hecho saber por registro antes del estado de alarma y no nos haya llegado todavía", han informado desde el departamento de Cultura de la institución insular.

"Al ser BIC, el procedimiento es que nos avisen si hay algún desperfecto y nos pidan permiso para actuar", añaden desde Patrimonio. Normalmente los propietarios son los primeros en solicitar esta autorización para realizar las actuaciones necesarias.

Can Serra pasó a ser propiedad de Cort en 2005. Pocos años después se encargó un proyecto de rehabilitación para dar uso al conjunto de edificios junto a la plaza Quadrado (la casa gótica y los inmuebles anexos). En 2010, el presupuesto de esa reforma ascendía a siete millones de euros.

En diferentes ocasiones, y especialmente desde agosto pasado, la asociación conservacionista ARCA ha solicitado al Consistorio una intervención de urgencia.

En una reunión a finales de octubre, a la que asistieron el concejal de Cultura, Antoni Noguera, y la coordinadora general, Pere Ollers y Àngels Fermoselle, de ARCA, reclamaron que Can Serra fuera un proyecto prioritario y solicitaron visitarlo. "No se ha hecho la visita ni hemos tenido ninguna otra noticia", señala Fermoselle.

También en el Consell de Gerencia de Urbanismo, ARCA ha planteado esta cuestión como mínimo en dos ocasiones, después de que cayera el trozo de pared, asegura Fermoselle. "Consideramos que Can Serra tiene que ser un proyecto prioritario de la ciudad. Mientras, tiene que ser cuidado dignamente para evitar más degeneración y, también, mejorar su imagen. Es un casal gótico de primera magnitud", sostiene la vicepresidenta de ARCA.

Esta entidad manifiesta su "preocupación por que este y el otro casal gótico en manos públicas, Can Weyler [propiedad del Consell de Mallorca], no reciben la atención necesaria". "Es nuestra historia, de un valor incalculable", añade la entidad.

Compartir el artículo

stats