Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mantenimiento

Las 14 palmeras derribadas o taladas por el temporal de viento estaban sanas

Las inspecciones realizadas a todos los ejemplares públicos tras el vendaval han obligado a cortar otros tres especímenes

Entre los días 2 y 3 de marzo el viento derribó 9 palmeras en el Paseo Sagrera y 3 fueron taladas.

Entre los días 2 y 3 de marzo el viento derribó 9 palmeras en el Paseo Sagrera y 3 fueron taladas. b. Ramon

Las 14 palmeras públicas que fueron derribadas por el viento o que las brigadas de Parques y Jardines de Cort tuvieron que talar por seguridad se encontraban en perfecto estado de salud. Así lo han confirmado los resultados de las pruebas realizadas en las muestras que se enviaron por parte de la concejalía de Infraestructuras de Cort al laboratorio de Sanidad Vegetal dependiente de la conselleria de Medio Ambiente del Govern balear.

Fuentes municipales han indicado que de los resultados de las analíticas se desprende que los ejemplares afectados por el temporal de viento que azotó Palma los pasados días 2 y 3 de marzo no estaban infectados ni por picudo rojo ni por ninguna enfermedad producida por hongos o bacterias que pudiera haber debilitado su resistencia la fuerza del viento.

Por ello, se concluye que la única causa que provocó la caída de las palmeras fueron las fuertes rachas de viento registradas estos días, según se indica desde Parques y Jardines.

Paralelamente al envío de muestras al laboratorio de Sanidad Vegetal los técnicos de Parques y Jardines revisaron nuevamente todas las palmeras públicas que hay en la ciudad tanto en las alineaciones de las calles como en los parques y plazas con el fin de comprobar su estado y si, como consecuencia del temporal, habían perdido capacidad de resistencia a las rachas de viento a alguna otra circunstancia.

Del resultado de esta nueva inspección, que incluyó la realización de pruebas mecánicas de resistencia en la estipe o tronco de cada uno de los ejemplares se procedió a la tala de tres palmeras situadas en distintas zonas de la ciudad (una de ellas en el Coll d'en Rabassa) y no en un mismo punto con el fin de evitar futuros riesgos de caída.

El hecho de que doce de las palmeras datileras afectadas por el viento estuvieran situadas en el paseo Sagrera (nueve derribadas por el viento y tres taladas) se atribuye a que en esta zona del paseo en algunos momentos las rachas de viento pudieron alcanzar puntualmente más de 100 kilómetros por hora, además de que los ejemplares están situados cerca de la muralla, lo que podría haber provocado en algunos casos remolinos.

Tampoco se descarta que pueda deberse en parte a las características de los ejemplares afectados ya que, curiosamente, la mayoría de los que fueron abatidos o tuvieron que talarse por las fuertes rachas de viento habían sido sembrados a principios del presente siglo en aplicación de uno de los proyectos del denominado Pla Mirall y procedían de Egipto.

En cambio, las palmeras situadas en el primer tramo del paseo Sagrera, menos afectadas por el temporal de viento, proceden de Sevilla, y fueron sembradas en 1910. A finales del año pasado se realizó otra inspección a las palmeras como consecuencia de la caída de un ejemplar en Dalt Murada, que mató a una mujer.

Tratamiento

El procedimiento diseñado por el departamento de Parques y Jardines de Palma consistente en tratar conjuntamente las palmeras públicas y privadas contra la plaga del picudo rojo, enfermedad provocada por el escarabajo Rhynchophorus ferruginensis está dando resultados.

En un estudio en el que ha participado el investigador del IMEDEA Jacobo Travechia y publicado en la revista científica Biological Invasions, se pone de manifiesto que la probabilidad de infectación de las palmeras canarias públicas existentes en la ciudad se ha reducido del 20% entre 2011 y 2014 al 3% de los últimos años. Lo anterior se debe principalmente al plan de control integral de esta plaga realizado por el departamento de Parques y Jardines municipal basado en el seguimiento, el tratamiento con insecticidas o medios mecánicos de las palmeras públicas, unido a un censo de palmeras privadas acompañado de un seguimiento periódico de las mismas.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • El viento derriba siete palmeras en el paseo Sagrera de Palma

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats