16 de febrero de 2020
16.02.2020
Diario de Mallorca
Vida nocturna

Sant Sebastià protege la continuidad de Ábaco

"Es un milagro", dice el responsable de la emblemática coctelería sobre su reapertura tras la intención inicial de los dueños de construir un hotel

15.02.2020 | 22:38

El reconocido establecimiento de la Llotja, calificado por 'The Times' como uno de los mejores bares del mundo, continuará evocando tiempos pasados veinte años más. Ubicado en un casal protegido del siglo XVIII, sus socios han renovado el alquiler y podrán seguir ofreciendo cócteles y zumos rodeados de flores, frutas y música clásica

Un enorme cuadro del patrón de Palma, Sant Sebastià, preside la escalinata de acceso a la planta noble de Can Marcel, el casal del siglo XVIII donde se encuentra Ábaco. Lo pintó el creador de este emblemático establecimiento de la Llotja, que acaba de reabrir sus puertas tras la decisión inicial de los propietarios del inmueble de cerrarlo para transformarlo en un hotel. Los inquilinos llevaban dos años con la espada de Damocles sobre ellos, pero los dueños han optado finalmente por ofrecerles un nuevo contrato durante veinte años. "Ha sido un milagro", afirma con convicción religiosa Juan José Palao. "El protector de la ciudad nos ha ayudado", añade con fe quien está al frente de la singular coctelería situada desde hace casi cuatro décadas en el número 1 de la calle Sant Joan.

Su hermano Salvador, socio de Ábaco con Sebastián Lloret, pintó también el cuadro de Ramón Llull que flanquea el del patrón en la subida hacia el primer piso. Tras cruzar el pasillo se accede a una cocina típica de los casales de la época y desde un ventanuco se puede ver parte de la Catedral y su escultura de la Virgen María en la ascensión al Cielo. Y el llamado salón rojo, el principal, tiene una pintura de San Miguel, "en cuya iglesia palmesana está la patrona de la ciudad, que también nos ha protegido", apunta Juan José. Hay muchas obras religiosas, varias firmadas por Salvador Palao, que estudió Bellas Artes y aprovechó sus conocimientos cuando ideó Ábaco para decorarlo como los casales antiguos.

Imaginó el establecimiento como "una puesta en escena de una magnífica ópera" y es lo que podrán seguir disfrutando los clientes que en los dos últimos años han expresado su pena por la pérdida del reconocido local. "Ahora nos dan la enhorabuena por la continuidad y recuerdan que Ábaco es un referente en la ciudad y no debería desaparecer por el valor que aporta", tal como destaca el responsable.

Juan José Palao desconoce por qué les han renovado el alquiler y lo único que puede afirmar con certeza es lo que le argumentaron el pasado 25 de octubre, una fecha grabada a fuego en su mente: "Nos hemos reunido la familia propietaria y hemos considerado que, mejor que hacer un hotel, es mantener vivo el actual negocio". También valoraron que habían sido "buenos inquilinos durante 39 años", por lo que tras escuchar la nueva oferta, adaptada al actual mercado, enseguida paralizaron el ERE de sus trabajadores, a los que dieron vacaciones en vez de despidos, buscaron financiación bancaria para poder emprender esta segunda etapa y anularon la mudanza de la gran cantidad de muebles y objetos de decoración que hacen del establecimiento un lugar único en Palma.

Edificio catalogado


Can Marcel está catalogado por Cort con el grado de protección B por su valor patrimonial y debido a que "se conserva tal como era en el siglo XVIII". Una intervención para transformarlo en un hotel exigiría "mantener inalterada la composición volumétrica", así como "la tipología de las zonas de la casa más representativas" y, por supuesto, la fachada, entre otros muchos requisitos, por lo que su rehabilitación como alojamiento turístico se antojaba difícil en una zona con seis hoteles boutique en 50 metros. La Llotja se revalorizó en parte gracias a Ábaco y casi mueren por su propio éxito. Sin embargo, podrán seguir llenando de flores, frutas y valiosos adornos durante veinte años más el local que The Times incluyó entre los mejores del mundo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!