08 de febrero de 2020
08.02.2020

Los accesos previstos en Son Puigdorfila Nou aumentarán el colapso de la vía de cintura

La plataforma Ponent Potent denuncia que el Ayuntamiento trabaja para "facilitar" un plan de movilidad de una urbanización no aprobada

08.02.2020 | 02:45
La finca de Son Puigdorfila Nou mide más de 23 hectáreas, la mayor parte de pinar y garriga.

La futura urbanización de Son Puigdorfila Nou incrementará la saturación de la vía de cintura en las horas punta. Los accesos a las más de 700 viviendas propuestos por la promotora se construirían entre las rotondas de Son Dureta y Son Rapinya, cuya intensidad media diaria supera los 140.000 vehículos, según los cálculos del departamento de Movilidad del Consell. "No podemos saturar más la vía de cintura en el tramo de Son Dureta a Can Valero. Que la Gerencia de Urbanismo del ayuntamiento de Palma trabaje para "facilitar" un plan de movilidad de una urbanización aún no aprobada no se puede consentir", tal como denunció la plataforma Ponent Potent ayer a través de las redes sociales.

Hace referencia al documento ambiental estratégico presentado por la promotora a la Comisión Balear de Medio Ambiente, en el que se detalla que "el problema de accesos se resuelve mediante la solución alternativa propuesta por la Gerencia de poder entrar desde la vía de cintura con el fin de anular las conexiones con Sa Teulera y así resolver de forma definitiva el problema de accesibilidad". La plataforma critica la predisposición a "ayudar a los promotores ofreciéndoles una entrada/salida por allí".

La finca de Son Puigdorfila Nou tiene más de 23 hectáreas y está entre la autopista, el camino de Son Rapinya y el torrente de Sant Magí. El único acceso es por las estrechas calles Albó y Girasol, por lo que el proyecto inicial de movilidad planteaba comunicar la futura urbanización a través de Sa Teulera. Sin embargo, en esa zona se encuentran las antiguas canteras protegidas de sa Font Santa y el área boscosa conocida como es Barranc, con una elevada pendiente colindante al torrente, lo que "implicaría destrozar toda la zona", según advierte la plataforma formada por una docena de entidades vecinales.

Los accesos propuestos por los promotores para las más de 2.000 viviendas previstas permitirían la entrada y salida a la urbanización en sentido Andratx, pero no hacia el otro lado, añaden desde Ponent Potent, por lo que "tendrían que construir un scalextric" para que los vehículos pudiesen circular en sentido contrario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!