? La primera fase del nuevo intento para erradicar el poblado de Son Banya, ejecutada entre julio de 2018 y marzo de 2019, supuso el lanzamiento de 42 órdenes de desahucio, de las cuales se ejecutaron 31, con el correspondiente derribo de las barracas desalojadas. Estas órdenes afectaron a 117 personas que abandonaron el poblado, entre las que había 68 adultos y 49 menores. Entre los afectados, un total de 18 familias se pudieron acoger a las ayudas ofrecidas por el Ayuntamiento, 15 de ellas mediante una alternativa habitacional y tres con una indemnización. Cort dispone este año de 100.000 euros para destinar al realojo de las familias que cumplan las condiciones.