09 de enero de 2020
09.01.2020
Limpieza

Nou Llevant: cementerio de coches

Este barrio acumula en sus calles decenas de vehículos abandonados y destrozados, muchos de ellos desde hace meses - Seguridad Ciudadana prepara un decreto para que la Policía Local pueda enviar estos residuos directamente al desguace

08.01.2020 | 20:36

Una decena de coches abandonados y destrozados en apenas un tramo de unos 500 metros, en la calle Bogotà y la avenida Mèxic [vea aquí las imágenes]. Es solo una muestra de la estampa que muestra el barrio de Nou Llevant, convertido en un cementerio de vehículos. El problema se arrastra desde hace años, agravado por el colapso del depósito municipal, por lo que el Ayuntamiento de Palma prepara un decreto que permitirá a la Policía Local enviar estos residuos sólidos urbanos directamente al desguace.

Coches con las lunas reventadas, sin ruedas, completamente destartalados permanecen 'aparcados' en Nou Llevant. En algunos casos, en los restos del propio vehículo se dejan abandonadas sacas con material de derribo y otros residuos.

Debido a la saturación del depósito municipal, estos coches se dejan donde están, según confirmaron ayer fuentes de la regiduría de Seguridad Ciudadana. "Se está buscando un espacio provisional para poder trasladar estos vehículos mientras no se puedan llevar a Son Toells", explican desde este área.

Cambio de procedimiento


Hace meses, la regidora de Seguridad Ciudadana, Joana Maria Adrover, ya anunció que se estaba estudiando cómo agilizar la retirada de coches abandonados en la vía pública. Fuentes de su departamento confirmaron ayer que se prepara un decreto para que la Policía pueda enviar directamente al desguace estos coches y motos, considerados residuos sólidos urbanos, con un cambio de procedimiento.

En estos momentos, al depósito municipal solo se están trasladando aquellos vehículos de rotación que se retiran de la vía pública por alguna infracción. Es la prioridad marcada por Cort. Mientras, en Son Toells se opera con autorización de la conselleria de Medio Ambiente, que a mediados de octubre ordenó su cierre e impuso una multa de 40.000 euros al Ayuntamiento debido a la contaminación generada por la acumulación de coches y motos y a que en estas instalaciones se operaba al margen de la ley.

Respecto al vaciado de Son Toells, desde el pasado octubre se han sacado del depósito municipal un total de 767 vehículos. La previsión de Cort es que a finales de mes se hayan retirado cerca de un millar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!