01 de diciembre de 2019
01.12.2019

Políglotas en el primer examen oficial de chino en Pere Garau

Treinta y tres alumnos de todas las edades se examinaron ayer en Centro Educativo Huanyue

01.12.2019 | 11:29

Por primera vez en Palma, los estudiantes de chino han podido examinarse del KSK, la prueba oficial de esta lengua. Treinta y tres personas de diversas nacionalidades y distinta edad se han sometido a los exámenes oficiales en el Centro Educativo Huanyue en el barrio de Pere Garau. Entre ellos, algunos mallorquines.

"Llevo diez años interesado en aprender chino pero hasta ahora que ya estoy jubilado no he podido estudiarlo de una manera continuada", explicó Vicenç Mir, profesor de secundaria hasta hace unos meses.

"Me gusta la lengua y me interesa aprenderla para entender mejor el bagaje cultural que tienen la filosofía y la tradición milenaria de este país; además de lo saludable que es aprender una nueva lengua para no deteriorarte", añadió Mir.

Mientras las profesoras del centro comprobaban los detalles de las pruebas, los niños que estaban a punto de examinarse correteaban ajenos. "Son los padres los que les han apuntado, convencidos de que el futuro será prometedor en China", indicó Xialin Liu, directora del centro.

En su inmensa mayoría, son hijos de chinos que han nacido en Palma. Es la nueva generación de mallorquines chinos como Jia Jun, de 11 años. Sus padres son del sur del país pero viven en Palma desde hace 18 años. Ella se ha apuntado al examen "para saber mi nivel", de una lengua que es "la que hablamos en casa".

La mezcla, el cruce de historias, está en la vida de Lao Guo en su nombre chino, y Albert Collier, en su origen belga. Es uno de los primeros en llegar, y aguarda paciente el inicio del examen.

"Trabajé en China en una consultora hace muchos años. Llevo siete viviendo en Mallorca porque a mis 74 años es un lugar perfecto para vivir con calidad, pero mantengo mi vínculo con China, con Asia en general", detalla.

Está en primer curso y se presenta al primer nivel: "Lo más difícil es la estructura del chino, sus frases", dice quien ya habla seis idiomas.

Otra políglota es Victoria Hage, de 16 años, de madre china y padre francés. En casa hablan las dos lenguas, y ella añade sus conocimientos de inglés y castellano; también "un poc de mallorquí", sonríe.

Con total resolución y aplomo, aguarda el inicio de la prueba Núria Rayo, de 15 años. Lleva un año estudiando chino. "Me apunté por sus salidas y porque va a estar cerca de nuestro futuro; me encanta, y no me imaginé que me gustaría tanto esta lengua", admite. En su torre de Babel se habla inglés y alemán, además del español y catalán.

Susana es la supervisora de los KSK que se hacen en toda España. "Son cada vez más las personas que quieren obtenerlo porque facilita encontrar trabajo y obtener becas en el país", apunta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!