11 de septiembre de 2019
11.09.2019
Turismo

El empresario turístico de Son Espanyolet amplía su negocio con otras dos viviendas

El dueño de nueve casas en tres calles del barrio, la mayoría de alquiler vacacional, ha presentado un proyecto para cinco más

10.09.2019 | 21:56

El empresario turístico de Son Espanyolet, el noruego Erik Oren, está ampliando su negocio con la construcción de dos viviendas en la calle Mas número 39. Acaba de finalizar la demolición de la casa existente y tiene licencia de obras para edificar dos inmuebles, que se sumarán a los ocho que ha ido adquiriendo durante los últimos años en tres calles lindantes del barrio para destinarlos al alquiler vacacional. El propietario de la empresa Alzina Living también cuenta con licencia de derribo de una gran villa con terreno de 800 metros cuadrados situada en el número 36 de Mas, esquina con la calle Son Espanyolet. En este caso, aún no dispone de la pertinente autorización para construir, pero ha presentado un proyecto con cinco viviendas.

Mientras utiliza dicha parcela como almacén de obra, edificará el solar de 374 metros cuadrados de Mas 39 tras la concesión de la licencia el 4 de junio por parte de la Gerencia de Urbanismo. Según informaron desde Cort, ambas construcciones entre medianeras están presupuestadas en unos 160.000 euros. La segregación de la parcela fue aprobada en abril, como permite el planeamiento urbanístico en esta zona de Palma para ampliar el número de casas.

Similares a Porto y Alzina


El empresario noruego que trae de cabeza a los vecinos del barrio adquirió el terreno en diciembre de 2017 a través de la sociedad Mediterranean sa Calobra, que es del mismo administrador único, Erik Oren. La solicitud de licencia es de ese año y los planos de las unifamiliares Mas 39 A y B son muy similares a las edificadas por Alzina Living en la calle Porto 43 y Alzina 7. Cada casa tendrá una piscina de 20 metros cuadrados, jacuzzi en la azotea, zona ajardinada, terraza y garaje, todo ello en dos viviendas de 120 metros cuadrados con un sótano y dos plantas en las que hay cuatro dormitorios.

La parcela se encuentra en el ámbito delimitado como núcleo tradicional, lo que significa que las licencias de edificación en las zonas afectadas se deben adaptar lo máximo posible al entorno. Sin embargo, "el proyecto presentado no se corresponde al de una casa típica de Son Espanyolet, sino que la piscina, el jacuzzi y la cocina tan pequeña hacen pensar lo peor, que querrá convertir los nuevos inmuebles en alquiler turístico", advierte la plataforma vecinal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!