07 de septiembre de 2019
07.09.2019

Más de la mitad de los coches de la Policía Local de Palma están averiados o sin la ITV

Un centenar largo de vehículos y motos se encuentran inoperativos

07.09.2019 | 02:45
El patio del cuartel de Sant Ferran, utilizado temporalmente para aparcar vehículos averiados.

Más de la mitad de los vehículos de la Policía Local, entre coches y motos, están inoperativos, bien sea porque tienen una avería o porque aún no han pasado la ITV. Suman un centenar largo y los agentes municipales llevan meses arrastrando el problema, que se va agravando día a día, por lo que "la situación actual es dramática", como denunció ayer el delegado sindical de Comisiones Obreras, Guillem Barceló. Lo mismo dicen sus homólogos en UGT y SPPME, el sindicato policial mayoritario, y lo reconocen desde la concejalía de Seguridad Ciudadana, ya que "el parque móvil está envejecido y tiene un gran desgaste, porque se utiliza las 24 horas del día, de ahí que se necesiten realizar más reparaciones", según explicaron en el Ayuntamiento.

El miércoles se inicia el curso escolar, por lo que "numerosos agentes tendrán que desplazarse a pie o en autobús para regular el tráfico" de los más de cien centros educativos, como están haciendo actualmente "para los servicios no urgentes", detalló Barceló. El delegado de UGT, Mateu Terrasa, criticó que incluso "la Unidad de Intervención Inmediata tuvo que acudir a pie a una urgencia hace un mes", aunque ahora ya cuenta con un furgón nuevo. Juan Dato, delegado de SPPME, indicó que, "para evitar que las unidades más reactivas se queden sin vehículos patrulla, el resto se encuentra bajo mínimos", con el objetivo de dar prioridad a las "responsables de casos como delitos de violencia de género, accidentes o servicios donde la integridad de la persona puede verse comprometida".

A corto plazo, el consistorio "empezará la próxima semana a arreglar los vehículos averiados", aunque a medio plazo el área de Seguridad Ciudadana "convocará un concurso público para que uno o varios concesionarios se encarguen de las reparaciones y el mantenimiento, ya que la Ley de Contratos obliga a regularizar este servicio", según fuentes de Cort. Añadieron que "en el último pleno se aprobó la compra de 20 vehículos patrulla con un remanente del presupuesto de 2018, que se sumarán a los 12 de la flota adquiridos hace dos años", que fueron los últimos, aunque parte de ellos se incendiaron cuando un desconocido prendió fuego a la comisaría de Son Gotleu.

La causa: "mala gestión"

Dicen los portavoces sindicales que "el problema se originó por la mala gestión del anterior equipo", en palabras de Barceló. El taller del cuartel de Sant Ferran acabó quedándose sin mecánicos –por jubilaciones y bajas–, por lo que "se fueron contratando diversos talleres externos, pero como este año no les han pagado, no quieren seguir trabajando para la Policía Local", especificó Dato. Terrasa añadió que "la nueva regidora ha paralizado los pagos porque no están licitados", una situación que reconocieron desde Cort.

Los problemas económicos no se deben a la falta de dinero, sino a "una gestión presupuestaria inadecuada, ya que tenían una partida de 40.000 euros para un museo de la Policía y en principio no lo iban a utilizar para arreglar cosas como cambiar las bujías, el aceite o las pastillas de freno", tal como lamentó el delegado del sindicato mayoritario. Según él, la solución sería una combinación de "taller interno para los arreglos fáciles y externo para lo complejo". Mientras tanto, los coches y motos siguen inutilizados en el patio del cuartel y los dos sótanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!