22 de agosto de 2019
22.08.2019
Mantenimiento

El Ayuntamiento arreglará el paseo de Cala Gamba tras cuatro años de parálisis de Costas

El consistorio pasará la factura a la administración estatal después de ejecutar las obras "de forma inminente"

21.08.2019 | 20:51

Cort será finalmente el que se encargue de arreglar el paseo de Cala Gamba tras más de cuatro años de parálisis de Demarcación de Costas y desencuentros con el Ayuntamiento sobre quién debía asumir las obras. El consistorio palmesano pretende ejecutarlas "de forma inminente para evitar que esta zona se deteriore más" y después remitirá la factura a la administración estatal, que tiene que sufragar dicho coste, tal como señalaron desde Cort. Según los cálculos realizados en la pasada legislatura, la reparación de todos los destrozos ascendería a medio millón de euros.

Técnicos municipales visitaron de nuevo el paseo recientemente para evaluar los daños, que serán subsanados en tres fases por las concejalías de Infraestructuras y Movilidad y la empresa municipal Emaya. Ahora el Ayuntamiento "está buscando una fórmula jurídica" para "desbloquear el tema cuanto antes" y arreglar en torno a 50 metros lineales de la primera línea del barrio costero, indicaron desde el consistorio.

La solución pasa por "ejecutar las obras de forma subsidiaria y luego reclamar el dinero a Costas", como también pide la asociación de vecinos del Coll d'en Rabassa, ya que "tras más de cuatro años esperando su reparación y con el Gobierno central en funciones, si siguen sin hacer nada, derivará en un peligro para los ciudadanos", en palabras del presidente de la entidad, Joan Forteza.

A principios de 2015, cuando apareció la primera grieta en el murete de piedra que separa el paseo del mar, la entidad vecinal envió un escrito a Demarcación de Costas. También informó de ello al policía de barrio, que a su vez remitió la denuncia a Cort, y este a Costas. Como no se hizo nada y el muro se fue inclinando considerablemente, dos años después el Ayuntamiento tuvo que instalar vallas de protección en el tramo en mal estado debido al riesgo de que se cayese la pared. Es lo que ocurrió a principios de 2018 en un tramo de cinco metros, y los temporales de finales del año anterior e inicios del 18 también destrozaron la base del muro en la parte cercana al embarcadero.

Actualmente, el agujero muestra la tubería de aguas residuales y pluviales, que ha sido sellada, así como dos tubos de electricidad, además de decenas de piedras desprendidas que anteriormente formaban parte de la estructura del muro de contención.

Adoquinado levantado


Forteza explica además que los adoquines de la calle se levantan cada vez que llueve, debido a que la canalización de pluviales se ha movido por los desperfectos y las fecales brotan directamente del subsuelo, detalla respecto a otras consecuencias de la inacción y discrepancias entre Cort y Costas, ya que durante este tiempo se han ido pasando la pelota de las obras. "Si nos hubieran hecho caso con las primeras denuncias vecinales, solo hubiesen tenido que arreglar una grieta en el muro del paseo, pero la dejación continuada de los responsables políticos ha llevado a este extremo", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!