09 de agosto de 2019
09.08.2019

Precintan parte del edificio del antiguo cine Chaplin tras el reciente derrumbe

Urbanismo exige desde hace una década el arreglo de la fachada y la estructura de la finca

09.08.2019 | 02:45
El inmueble afectado hace esquina con Cardenal Despuig 4.

El edificio donde se encuentra el antiguo cine Chaplin, en la calle Bartomeu Torres, está precintado parcialmente y tiene una orden de Cort que exige su apuntalamiento porque el estado de conservación "es muy deficiente", como pudo comprobarse la semana pasada con el aparatoso derrumbe que se produjo en un patio interior. La concejalía de Urbanismo inició en 2008 un primer expediente para que las tres comunidades de propietarios que tiene la finca arreglasen la fachada y ejecutasen las "reparaciones estructurales generalizadas" que necesita por la pésima situación en la que se halla, tal como explicaron el jueves desde el área de Sostenibilidad y Modelo de Ciudad.

La última orden de ejecución fue remitida en marzo de este año, en la que Cort les conminó a apuntalar el inmueble, pero no cumplieron ninguna obligación. Tras el siniestro del miércoles 31 de julio, técnicos municipales se personaron en Bartomeu Torres números 56 y 56A y establecieron diversas medidas cautelares de seguridad, que "básicamente son el apuntalamiento de las partes inestables de la estructura, así como la demolición preventiva de los forjados inestables", que aún deben llevarse a cabo.

Las tres comunidades de este edificio son las de los dos citados números y la situada en la calle Cardenal Despuig 4, y todas ellas tienen un Informe de Evaluación de Edificios (IEE) desfavorable. Según indicaron fuentes del área urbanística, "ninguna de las tres había adoptado las medidas cautelares de seguridad prescritas en los correspondientes IEE dentro del plazo establecido".

Grave inestabilidad

El Ayuntamiento advierte con un letrero en una de las entradas de que "las terrazas de los primeros pisos han sido precintadas por el grave estado de inestabilidad que presentan" y señala que acceder a ellas está prohibido, por lo que si alguien lo hiciese, podría poner "en grave riesgo la seguridad de las personas" y "puede ser constitutivo de delito de desobediencia tipificado en el código penal y castigado con pena de prisión", tal como se indica. En otro cartel también inciden en el "peligro que representa la falta de estabilidad para la integridad física de las personas", y una cadena con un candado impide el acceso a uno de los portales.

En el derrumbe de la semana pasada, los escombros hundieron parte de una terraza y cayeron a la planta inferior. No se produjeron daños personales y los Bomberos sanearon la pared dañada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!