07 de agosto de 2019
07.08.2019
Movilidad

El Banc de s'Oli reclama terrazas de 'convivencia'

Algunos restauradores de la plaza se han quedado sin poder colocar sillas y mesas al "aplicar la ordenanza sin tener en cuenta que es peatonal"

06.08.2019 | 20:27

"No queremos ser como la plaza den Coll; hay espacio para todos", aseguran los afectados. "Los vecinos nos apoyan", añaden. Cort les ha garantizado que en septiembre se remodelará y se eliminarán los pilones que el anterior Ejecutivo se olvidó quitar

Hace un año, Cort acordó que la plaza del Banc de s'Oli fuese peatonal tras una discutida petición vecinal. Un mes antes, se aprobó la nueva normativa de terrazas que pasaba de 2 metros de espacio para los viandantes a 2,5. La medida ha afectado de manera desigual para sus moradores.

Algunos de los restauradores no han podido colocar mesas y sillas al aplicar una ordenanza "que ha olvidado que la plaza es peatonal", indicó Joseba Salamanca. En sintonía con vecinos y restauradores, quieren una plaza "en la que la convivencia entre vecinos y bares sea posible", añadió.

Enfatiza que "no queremos convertirnos en una plaza den Coll; ese no es nuestro modelo".

El cambio de gobierno les ha pillado con algunas tareas sin hacer, entre ellas la eliminación de los pilones que delimitaban el espacio del Banc de s'Oli cuando en ella se podía estacionar. Desde Movilidad les han asegurado que los quitarán en septiembre, momento en que se llevará a cabo la reordenación de una de las plazas más populares de Palma y que, por el momento, ha escapado de la presión turística, pese a tener una situación privilegiada en pleno centro de la ciudad.

La situación es diferente según esté ubicado el negocio de restauración. Los situados en las esquinas, al ser una plaza elíptica, sí tienen más espacio, pero los perjudicados "por el olvido de Jarabo", ya dan por perdida la temporada, aunque lo que "de verdad importa", insiste Salamanca, un conocido restaurador de amplio recorrido en Palma, "es que en la plaza hay sitio para vecinos y bares".

Por otro lado, algunos coches siguen circulando, sobre todo de alquiler, pese a estar prohibido. Con la medida, se eliminaron siete plazas de aparcamiento de coches y 30 para motocicletas. Se colocaron maceteros disuasorios pero han sido desplazados por los conductores que se saltan la prohibición.

Ahora vecinos y restauradores aguardan ver el plan de reordenación de la plaza que desde Movilidad, Infraestructuras y también desde Govern interior les han prometido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!