01 de agosto de 2019
01.08.2019

La turismofobia se extiende al Eixample de Palma con una pintada en un coche de alquiler

El colectivo Arran vuelve a dejar su huella este verano, aunque esta vez fuera del casco antiguo, ya que han actuado en la calle Pablo Iglesias

01.08.2019 | 12:48
La turismofobia se extiende al Eixample de Palma con una pintada en un coche de alquiler

La turismofobia llegó ayer a la zona del Eixample en forma de vandalismo contra un coche de alquiler, ya que sus arrendatarios se encontraron la luna delantera rota, tres ruedas pinchadas y dos grandes pintadas. En una de ellas, situada en un lateral, se podía   leer 'Veïnes vs Turisme' y en el capó estaba la firma del colectivo Arran, que en los últimos veranos ha realizado diversos actos de este tipo contra el turismo.

Los daños fueron hallados a primera hora de la mañana en el vehículo de una empresa de rent a car aparcado en la calle Pablo Iglesias número 43 y, poco antes de las 11 horas, fue retirado por una grúa. La zona perteneciente al barrio de la Plaza de Toros es eminentemente residencial, pero hay algunas casas con interfonos con números para insertar una clave, habituales de los alquileres turísticos. En las plataformas de comercialización de esta oferta se pueden encontrar habitaciones en la citada calle y otras cercanas, y hay un hotel, aunque se suelen hospedar trabajadores y turismo de la península, según detallaron vecinos de la zona.

Se trata del segundo acto de vandalismo contra el turismo que se ha producido durante la actual temporada veraniega, ya que a mediados de julio apareció otra pintada en un establecimiento del casco antiguo. En la fachada junto a la entrada del negocio situado en la calle Can Pueyo, en el barrio de Sant Jaume, se podía leer el mensaje 'Fuera hoteles del barrio' escrito en catalán. En este caso, nadie se atribuyó la autoría de la intervención. La pintada apareció el domingo día 14 por la mañana y trabajadoras del alojamiento, llamado Canavall, explicaron a sus superiores que también había inscripciones en un coche. Los autores taparon además con el mismo spray el nombre del hotel.

Otras intervenciones


Las actuaciones contra el turismo empezaron el verano de 2016 con diferentes frases en fachadas del centro histórico. El siguiente estío fue intenso en este sentido, ya que el colectivo Arran lanzó bengalas y desplegó una pancarta frente a un restaurante del Moll Vell y se armó un gran revuelo político y mediático. Ese mismo verano, otra campaña consistió en poner pegatinas en vehículos de rent a car con la frase 'Este coche sobra'. El año pasado, exhibieron una pancarta frente a la Catedral y otra en un autobús turístico aparcado junto a Bellver. Por la ciudad también se ven pegatinas con el lema 'Tourism kills the city'.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!