Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell Consultiu permite que las galeras continúen heredándose

Cort deberá modificar el reglamento de este servicio si pretende rescatar las autorizaciones a medida que se jubilen sus titulares

En la actualidad el servicio de galeras dispone de 28 licencias en Palma y s'Arenal.

En la actualidad el servicio de galeras dispone de 28 licencias en Palma y s'Arenal. MANU MIELNIEZUK

Un dictamen del Consell Consultiu, solicitado por el Ayuntamiento de Palma concluye, de forma preceptiva y vinculante, que las licencias del servicio municipal de galeras puedan seguir heredándose.

En consecuencia, los artículos 10 y 11 del actual reglamento no son nulos, como pretendía el equipo de gobierno que, junto con los servicios jurídicos municipales, consideraban que ambos artículos contradicen el Reglamento de Servicios de las Corporaciones Locales (RSCL), según el cual las licencias de un servicio público no son transmisibles cuando el número de las concedidas es limitado, como es el caso.

Atendiendo a esta premisa, el Ayuntamiento había iniciado en octubre del año pasado un expediente de revisión con el fin de anular la posibilidad de transmisión de las licencias de las galeras ya sea por herencia o por la jubilación del titular, introducida en el reglamento municipal en 2003.

De esta forma, se posibilitaba la recuperación de las actuales licencias por parte del Ayuntamiento de Palma a medida que se produjera la jubilación o el fallecimiento de los actuales titulares.

Lo anterior estaba relacionado con la voluntad municipal de sustituir a los actuales vehículos de tracción animal por otros eléctricos. Este objetivo, según el actual concejal de Movilidad, Francesc Dalmau, se mantiene por cuanto este sistema de transporte público de tracción animal “no tiene cabida en la Palma del siglo XXI”.

Por ello, ahora su concejalía estudia la posibilidad de modificar el reglamento eliminando la posibilidad de que las licencias se hereden, tal como se estipulaba antes de 2003. No obstante, una modificación reglamentaria lleva más tiempo de tramitación, por cuanto una vez aprobado el texto que se quiere cambiar por la junta de gobierno deberá pasar al pleno para su aprobación inicial y ser expuesta al público, como si se tratara de un cambio en una ordenanza municipal.

Recurso de los titulares

Varios titulares de licencias habían presentado un recurso contra la pretensión municipal de anular los artículos 10 y 11 del actual reglamento, que no han sido admitidos a trámite, aunque,con el dictamen del Consell Consultiu, se consigue el mismo efecto que pretendían, que es el del mantenimiento de la posibilidad de heredar las licencias.

En estos momentos el servicio de galeras dispone de 28 licencias distribuidas en tres grupos. Quince de ellas se sitúan en distintos puntos próximos a la Catedral, ocho en la calle Conqueridor y las cinco restantes en la zona turística de la Platja de Palma.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats